Ovación
Sábado 23 de Abril de 2016

“Nos vamos con mucha amargura”

El DT, Ricardo Johansen, fue el único protagonista de Colón en hablar después de la derrota en el derby, donde destacó la superioridad de Unión en el primer tiempo.

No hay caso, la malaria no termina. Colón sigue sumergido en una crisis generalizada que se terminó de rubricar del todo con otra derrota en el Clásico. A las diferencias entre los dirigentes, la renuncia de Darío Franco y la agresión a Alan Ruiz, se le sumó este nuevo duro golpe. El segundo de una temporada con más luces que sombras.
En pocas palabras, el resto del campeonato será casi para las estadísticas para el Sabalero, que deberá replantearse un montón de cosas si se quiere dar ese “salto de calidad” que vaticinaron los dirigentes. En esta ocasión, casi que Ricardo Johansen, el entrenador de la Reserva y encargado de hacerse cargo de Primera, es el menos responsable en esto, con apenas cuatro prácticas y 40 minutos antes del choque ante el rival de toda la vida, pocos cambios habrían de aparecer.
Así y todo, el Sabalero se la bancó durante gran parte del encuentro, aunque el destino le volvió a dar la espaldas y la victoria fue una vez más de Unión. “En el primer tiempo, Unión fue superior a nosotros, incluso merecía irse en ventaja. Por suerte en el segundo acomodamos mejor las líneas, se adelantó el equipo y tuvimos mayor confianza para jugar con la pelota. Así fue cómo equilibramos el trámite, aunque sobre el final no pudimos sostener lo que parecía que terminaba en empate, después de una buena jugada entre Gamba y Riaño, que terminó en el gol”, contó el entrenador, que reconoció con total autocrítica las diferencias que hubo, a la salida de los vestuarios. Vale resaltar que fue el único protagonista sabalero en hablar.
Respecto a lo que significó la roja a Pablo Vegetti, resaltó: “Fue determinante, porque hasta el momento del gol, Unión apenas sí había dominado en el campo. Con el ingreso de Leguizamón buscamos estirar más al equipo, ya que no nos llegaban; a todo eso hay que agregar que las energías en ambos lados no eran las mismas y eso se notaba en el juego. Pero sobre el final se terminó de romper”.
Siguiendo con el balance del juego, agregó: “Mejoramos un montón. Dejamos otra imagen. Reitero que Unión nos superó en el manejo de la pelota en el primer tiempo, tocaba bien y nos copaban todos los sectores. A todo eso, hay que decir que no llegábamos a las segundas jugadas y al control, cosa que les permitió ganarnos las espaldas, sin dejar de mencionar que nos desequilibraron varias veces por los costados. Demasiados problemas pasamos en el primer tiempo, es por ello que el resultado hasta ahí no era para nada desfavorable. En la segunda parte la cosa cambió, tuvimos otra imagen, pero eso en el fútbol no basta. Por eso que nos vamos con una amargura tan grande”.
“Insisto al decir que al inicio se nos notó faltos de confianza, sin embargo, Unión no pudo mantener su intensidad y nosotros comenzamos a proponer. Eso nos brindó comodidad y manejamos la bola. Pero para ganar eso no alcanza y nos tocó perder el partido”, expuso en otro de sus conceptos.
Cuando el cero se mantenía en el marcador dejó abierta la historia y así lo captó el DT: “En todo momento nos ilusionamos al saber que había posibilidades de ganarlo, porque Unión se había diluido un poco. En el final, el repliegue del equipo fue notorio por la expulsión. Creo que Leguizamón entró bien, es más, hasta habíamos pensado que ingrese antes por Vegetti, pero estaba haciendo un gran trabajo en la contención y juego aéreo; mucho más si se producían jugadas de pelota detenida ante un rival que es fuerte en ese sentido. El gol y un disparo de Malcorra fueron las únicas opciones que tuvieron en el segundo tiempo (por Unión), pero después poco. Aunque hilvanaron la mejor jugada en el final, una que no supimos controlar y perdimos. Es una pena, porque en el momento en el que mejor estábamos sufrimos la expulsión”.
No cabe dudas de que la semana marcó un antes y un después en el presente institucional y para Johansen eso desde ya que se sintió: “Puede ser que lo que pasó en la semana haya influido, pero ese efecto solo se vio en el primer tiempo, ya que en el segundo anduvimos muy bien. Desde ya que todo suma”.
“A la gente no se le puede decir nada, hay que demostrar compromiso dentro del campo de juego las ganas y la voluntad de ganar. El hincha siempre apoyó e impulsó al equipo”, concluyó el conductor.