Ovación
Viernes 24 de Julio de 2015

Para reforzar la idea

El Sabalero buscará el primer triunfo de la era Darío Franco, en el estadio Monumental. El entrenador mantendrá su esquema ambicioso para enfrentar a un River muleto, pero que siempre se torna complicado cuando juega en su cancha 

Más allá del escenario y el equipo al que enfrentará, Darío Franco mantiene sus convicciones y, en consecuencia, pondrá un esquema ofensivo para jugar ante River, en el Monumental.
Si bien es cierto que Marcelo Gallardo pondrá en cancha una formación alternativa, la realidad indica que el Millonario tiene buenos jugadores, algunos de ellos de gran trayectoria, por lo cual lejos está de ser un compromiso accesible para Colón. Teniendo en cuenta que desde su debut como entrenador apenas sumó un punto sobre seis en juego, Franco podría apostar a un sistema más cauteloso con el fin de protegerse y evitar una nueva derrota. Pero no está en su ADN especular y por eso seguirá apostando por ser protagonista y salir a buscar el partido, aún sabiendo que enfrente se encontrará con un equipo que está muy agrandado desde lo anímico y que si bien no es la formación titular, en el torneo local viene de marcarle cinco goles como visitante a Atlético de Rafaela, cuatro de ellos convertidos por Fernando Cavenaghi, quien esta tarde estará desde el arranque. 
Para muchos jugadores rojinegros será la primera vez que pisan el Monumental, como los casos de Germán Conti y Osvaldo Arroyo, también lo será para Franco Leys y Gustavo Villarruel con poco rodaje en Primera División, lo mismo para Braian Romero, que saltó dos categorías pasando de Acassuso a Colón.
Sin dudas que en la previa es un factor a tener en cuenta, sería bueno que esa circunstancia no termine pesando en los futbolistas que deberán absorber la presión que seguramente volcará River en los primeros minutos.
En los 180 minutos que se llevan jugados en el ciclo de Darío Franco hubo algunos aspectos positivos, como por ejemplo la intención de jugar el balón por abajo y dar dos pases seguidos, algo que en la primera mitad del torneo no sucedía. Además, el equipo ganó en vocación ofensiva y en variantes a la hora de mirar el arco rival. Sin embargo, el saldo negativo es que Colón es un equipo desequilibrado en función de su sistema táctico, ya que en la zona media no cuenta con volantes recuperadores.
De todos modos, para este compromiso, el cuerpo técnico decidió incluir a Matías Ballini para darle una mano a Franco Leys en la zona media, es un jugador más apto para la marca en comparación con Pablo Ledesma, que no estará por suspensión. En los dos partidos anteriores, el ex-Boca demostró que es importante para distribuir la pelota, pero que da ventajas cuando el equipo debe retroceder. Si bien Franco les pide colaboración a todos los mediocampistas, incluidos los extremos (Romero y Villarruel), la realidad indica que cuando estos se van al ataque, los rivales aprovechan esos espacios para vulnerar la zona media y ganarle las espaldas a los mediocampistas centrales.

Algo cambia
Para este partido, el técnico pensó en Yamil Garnier como lateral derecho, para darle mayor contención a esa zona, ya que Rodríguez venía jugando en esa posición, pero otorgando muchas ventajas a los delanteros rivales, que le ganaban con suma facilidad, tanto en velocidad como cuando lo encaraban. En este caso, Rodríguez se quedó afuera por una molestia muscular y por eso el ex-Sarmiento ocupará su sector, en tanto Osvaldo Arroyo era candidato a dejar su lugar, pero ante la lesión del ex-Boca continuará como elemento titular marcando el lateral izquierdo.
Colón tiene por delante un fixture muy complicado y si bien el técnico asumió hace muy poco, está claro que necesita comenzar a sumar. Para ello deberá dejar de lado las desatenciones en defensa que, ante rivales de jerarquía, se pagan y muy caro como ocurrió ante Lanús. Y en este caso, River no es la excepción dado que pese a que jueguen los suplentes, de mitad de cancha hacia adelante tiene un potencial que es de temer, sobre todo si están iluminados como la semana anterior en Rafaela. 
Es sabido que al Sabalero no le sobra nada y que deberá jugar al límite de sus posibilidades si pretende obtener un buen resultado, ante un rival que llega con la confianza por las nubes y que tal vez eso en algún punto pueda jugarle en contra. La realidad indica que Colón es punto en el Monumental y que River es el favorito, pero en fútbol esos pronósticos muchas veces no sirven para nada y justamente el Sabalero intentará burlarse de los favoritismos y hacer pata ancha en una cancha que históricamente le costó ganar.
Es verdad que la última vez que pisó ese estadio se impuso por 2-1 (Torneo Inicial 2013), pero fueron muchas más las veces que debió retirarse con la cabeza gacha. Este equipo made in Franco buscará torcer la historia y las estadísticas negativas; el técnico eligió como método atacar a su adversario y no salir a ver qué pasa. Habrá que ver si puede ejecutar el plan o si, en su defecto, se impone la táctica de Gallardo.
Como hace una semana con Lanús, en este caso se volverán a ver la cara dos equipos ambiciosos y que priorizan jugar bien. En consecuencia, el espectáculo está casi garantizado. Sería bueno que el mismo tenga un saldo favorable a Colón y no se quede en las buenas intenciones. Conjugar el verbo ganar y gustar no es nada fácil en el fútbol actual. Franco comienza a intentarlo con este equipo, pero por el momento el resultado le es esquivo. El partido de hoy es un buen parámetro para darle respaldo a su proyecto y que la teoría se lleve a la práctica para que sea una realidad.