Ovación
Domingo 24 de Abril de 2016

Piden garantías para entrenar

Luego de las agresiones que sufrió el plantel el sábado tras la derrota en el Clásico, los jugadores solicitan medidas de seguridad para proteger su integridad física

Como era de suponer, la derrota frente a Unión trajo consecuencias, dado que una vez finalizado el partido y, mientras los jugadores y dirigentes llegaban al Hotel de Campo para buscar sus autos, un grupo de hinchas los estaban esperando para agredirlos. Se vivieron momentos de mucha tensión, ya que los simpatizantes se tornaron muy agresivos y comenzaron a rodear los coches en los que se retiraban los futbolistas y directivos para descargar su furia. 
 
Hubo insultos y amenazas, pese a la presencia policial a través de los efectivos de Infantería. Incluso algunos habrían dicho que hubo piedrazos, aunque lo que se confirmó es que el colectivo sufrió la rotura de una ventanilla por un piedrazo que se registró cuando la delegación sabalera se retiraba del 15 de Abril por la avenida Juan Domingo Perón sin poder identificar a los agresores.
 
En lo que respecta a los hinchas que concurrieron al lugar de concentración, no se trataría de la barrabrava y tampoco se confirmó ninguna detención, porque no existió una denuncia formal y tampoco identificaron a ninguno de los presentes que amedrentaron a jugadores y directivos de manera muy violenta. 
 
 
Frente a este panorama, los jugadores manifestaron su preocupación y rápidamente se pusieron en contacto con Futbolistas Argentinos Agremiados para que estén en conocimiento y así analizar las medidas a tomar. Los futbolistas expresaron su temor, no solo por lo sucedido en las afueras del hotel, sino también por las amenazas que se conocieron a través de las redes sociales y a los teléfonos de algunos integrantes, como así también pintadas.
 
Es por ello que el presidente de Colón, Enrique Ariotti, se comunicó con el fiscal Omar De Pedro para realizar la denuncia en nombre de la institución y que tomen cartas en el asunto para brindar seguridad. De todos modos, ninguno de los jugadores quiso denunciar de manera particular justamente por miedo a represalias. En consecuencia, el dirigente le solicitó al fiscal De Pedro que se refuerce la seguridad en los domicilios para brindarles tranquilidad. 
 
Por lo que pudo averiguar Ovación, los jugadores tendrían decidido concurrir al entrenamiento que se llevará a cabo la tarde del lunes, en principio en el predio, pero también existía un rumor respecto a que Sergio Marchi les habría dicho que no se presenten. Obviamente que uno de los primeros pedidos que elevaron fue una fuerte presencia policial, dado que no se descarta la concurrencia de los hinchas al entrenamiento vespertino. Justamente y, atendiendo a esta situación, existe la posibilidad de que alguna autoridad judicial se haga presente en la práctica para dialogar con el plantel más allá de que esto no fue confirmado.
 
Este domingo, los dirigentes mantuvieron diversas charlas entre ellos y también se pusieron en contacto con algunos futbolistas para intentar encontrar una solución y poder trabajar de manera más  tranquila. Una vez consumada la agresión, la postura de los jugadores era la de no presentarse al entrenamiento, dado que no estaban garantizadas las medidas de seguridad.
 
 
Pero con el correr de las horas y, atendiendo a la denuncia que realizó el club y la charla que mantuvieron con Agremiados, los futbolistas habrían modificado la postura inicial y por ese motivo volverían a trabajar este lunes bajo las órdenes de Ricardo Johansen, siempre y cuando estén garantizadas las medidas para resguardar su integridad física. 
 
Está claro que, de aquí en más, las prácticas de Colón contarán con efectivos policiales al menos hasta tanto se descomprima este ambiente. En pocos días, el plantel vivió momentos muy angustiantes, como lo fue también la agresión a Alan Ruiz quien abandonó la institución luego de ser golpeado por un barra a la salida de un entrenamiento el miércoles pasado.