Ovación
Lunes 23 de Mayo de 2016

Plata quemada: Colón cayó 3 a 0 frente a Gimnasia y se despidió del torneo con una derrota

Colón se despidió del Torneo Transición con una goleada en contra, al caer este lunes ante Gimnasia en el Bosque por 3-0. Maximiliano Meza, Walter Bou y Franco Niell anotaron los tantos. El conjunto Sabalero arrancará el próximo torneo entre los peores promedios

Colón cerró este lunes un pobre semestre al perder en el estadio Juan Carmelo Zerillo de La Plata frente a Gimnasia por 3-0. Maximiliano Meza (PT 24’),  Walter Bou (ST 3’) y Franco Niell (ST 40’) anotaron los tantos para el equipo dirigido técnicamente por Gustavo Alfaro.
 
Los rojinegros se despidieron del certamen con tres derrotas al hilo y sin marcar goles. Además, en condición de visitante elevaron a siete los partidos sin alegrías. Ahora, llegará el tiempo electoral (ver página 6) y tratar de empezar a sumar puntos en el próximo certamen, donde arrancará entre los peores promedios.
 
Gimnasia fue el que intentó adelantarse en los primeros minutos en el campo para tomar la iniciativa, pero el Sabalero en la primera que tuvo llevó peligro con un tiro de Iberbia que controló bien Arias.
El equipo rojinegro sabía que si se animaba podía tener premio y con una proyección de Sperduti obligó al fondo del Tripero a esforzarse. No habían llegado a los 10’ que el Lobo atacó por la derecha, con Cuevas mal parado y Conti sin reacción, Faravalli los dejó a ambos en el camino pero Broun estuvo atento.
 
Silva se mostraba activo por todo el frente de ataque y a los 11’ desde afuera del área casi sorprende al juvenil Arias. La mitad de la cancha era una zona de tránsito con dos equipos lanzados al ataque en procura del gol. En ese contexto, los platenses eran los más punzantes y ganaban terreno para abrir el marcador.
 
Luego de un yerro de Fatura Broun, que mandó la pelota al córner, a la salida el tiro de Licht encontró un hombre de Colón en el camino para desviar un remate que llevaba destino de red. 
 
Esa búsqueda desembocó en la apertura del marcador a los 24 minutos: tiro libre al borde del área y una ejecución precisa de Maxi Meza que se metió sobre el palo derecho de Broun.
 
Colón sintió el impacto y se adelantó unos metros. Un tiro de Cuevas desde media distancia fue un anuncio respecto a lo que sería la acción más peligrosa de los santafesinos para llegar al empate.
 
En el minuto 42, Iberbia ganó el fondo por el sector izquierdo, envió un centro al segundo palo y Sperduti remató de volea pero el balón se fue desviado. De esa manera se diluyó un primer tiempo parejo, donde la mínima ventaja para el Lobo estuvo en el excelso tiro libre de Meza. Como sucedió desde la salida de Alan Ruiz, el equipo insinuó pero le faltó ingenio para vencer la resistencia del Lobo y no pudo igualarlo.
 
Más de lo mismo
Con los mismos protagonistas que terminó la primera mitad, el Sabalero salió con todo a buscar el empate y a los 2 minutos tuvo la primera jugada de peligro pero se enredó y en la jugada siguiente, el diminuto Niell (ingresó por Rasic) ganó de cabeza, se la bajó a Walter Bou y el delantero sacó un remate inatajable para poner el 2-0.
 
Ricardo Johansen movió el banco y mandó a la cancha a Lagos por Sperduti. Colón iba como podía, con más ganas pero con muchos errores como para hilvanar tres pases seguidos, casi una constante en la parte final del campeonato. Se produjo el retorno de Víctor Figueroa por Leys, con la intención de encontrar al menos ese volumen de juego que permitiera ilusionarse con el descuento. La defensa rojinegra padecía más de la cuenta y estaba casi para el cachetazo, con Bou y Niell imparables en el ataque.
 
A la escasez de chances claras con las que contaba el equipo santafesino no las sabía aprovechar como le pasó a Diego Lagos a los 19’, cuando bajó solo una pelota en el área y tenía la posibilidad de marcar el descuento pero definió de pésima manera por encima del arco defendido por Arias. En la jugada siguiente, en otro blooper, dos jugadores de Colón se molestaron entre sí cuando tenían que fusilar al arquero local. 
 
 
A esa altura era jugarse por un descuento pero dejaba muchos espacios atrás y ponía mano a mano a los volantes externos y delanteros del Lobo. Si Gimnasia no siguió aumentando el marcador fue por carecer de esa puntada final que sí tuvo en las dos llegadas que le dieron las conquistas. Esa fragilidad anímica y futbolística era el punto clave para conseguir el descuento.
 
Las posibilidades desperdiciadas las padeció en el arco propio y llegó el tercer tanto de Franco Niell, un especialista en convertirle a Colón con cualquier camiseta.
 
Mientras todo era fiesta en el Bosque, las caras largas lo decían todo en el campamento rojinegro. El equipo dejó la peor imagen en el último partido del campeonato y se cayó a pedazos después de los dos Clásicos perdidos. Ahora todo lo que perdió seguramente lo tendrá que padecer en el próximo certamen, donde habrá más descensos y arranca en una situación incómoda.
 
Desde una concepción que los jugadores interpretaron a medias en la era Darío Franco, la llegada de Ricardo Johansen no le agregó otra cosa que problemas dentro de la cancha.
 
Todas las diferencias que desembocaron en la renuncias masivas de la Comisión Directiva se trasladaron al campo de juego e indudablemente el equipo nunca tuvo ni peso ofensivo y mucho menos capacidad anotadora tras la salida de Alan Ruiz.
 
Si bien ahora el inicio de la próxima temporada está lejos, urgen soluciones desde la nueva dirigencia para no cometer la cantidad de errores que dejan al fútbol sabalero en una situación límite. Colón merece recuperar su imagen, el amor propio y la identidad que en ningún tramo obtuvo. Y su gente necesita no equivocarse tampoco en las urnas para torcer el rumbo en el futuro.
Mariano Cassanello / mariano.cassanello@uno.com.ar / Ovación