Ovación
Viernes 15 de Enero de 2016

“Puedo jugar más suelto"

Claudio Riaño contó cómo se sintió con el paraguayo Julio Rodríguez como socio de ataque. “Tengo menos desgaste y eso sirve mucho”, manifestó

Es más que evidente señalar que cuando arribó Claudio Riaño a la entidad de la Avenida López y Planes generó mucha expectativa en todos los hinchas rojiblancos, debido a que llegaba para reemplazar, en cierta medida a Enrique Triverio, quien a mediados de 2015 emigró a Toluca de México luego de haber tenido una fantástica primera parte de torneo donde convirtió nueve tantos. Pero aunque no desentonó en su rendimiento colectivo, el cordobés tampoco fue en la red contraria lo que todos esperaban.
 
En este 2016 el exdelantero de Boca e Independiente inició la pretemporada con las pilas recargadas y luego de lo que fueron los primeros 60 minutos del partido amistoso ante Atlético Tucumán analizó el funcionamiento del elenco que conduce Leonardo Madelón, el suyo y también comentó cómo se sintió como socio en ofensiva del paraguayo Julio César Rodríguez, quien arribó para afrontar el Torneo de Transición 2016 luego de su paso por Defensa y Justicia.
 
“Creo que en líneas generales hicimos un buen partido contra Atlético Tucumán, tuvimos mucho la pelota en nuestro poder y es lo que venimos trabajando ya desde Santa Fe. Así que creo que vamos por el buen camino aunque todavía hay que seguir mejorando en todas las líneas para llegar en óptimas condiciones al arranque del campeonato”, le manifestó a Ovación, en Mar del Plata, el atacante rojiblanco que arrancó el torneo pasado vistiendo la camiseta del Rojo de Avellaneda.
 
En lo que respecta a los movimientos que tuvo en los metros finales frente a la formación de Juan Manuel Azconzábal, el delantero cordobés también apuntó: “Personalmente me sentí muy bien, no me noté duro aunque sí impreciso con la pelota, sobre todo en los primeros minutos, pero después me acomodé sin problemas. Fue casi una práctica con mucho ritmo de competencia”.
 
Mientras la puesta a punto sigue sin contratiempos en la preparación grupal e individual y es la prioridad para todos en esta etapa del año, Riaño no dejó en segundo plano lo que fue también el triunfo frente al Decano tucumano y manifestó: “Sabemos que en estos partidos apuntamos a ir aflojándonos en la parte física, pero ganar siempre es bueno porque también miramos el resultado”.

Para el primer partido amistoso de 2015, el entrenador apostó por Julio César Rodríguez (también lo había parado en la formación titular que paró en Santa Fe antes de viajar a La Feliz) en lugar de Lucas Gamba o Franco Soldano, quienes alternaron la titularidad en el tramo final del certamen anterior. Sobre cómo se sintió como socio en ofensiva del atacante paraguayo, afirmó: “Cambian los movimientos, Julio es más alto y ustedes pudieron observar que a todas las pelotas aéreas las va a pelear él, cosa que antes lo hacía yo y eso ahora me puede facilitar esa parte para que yo pueda hacer otro trabajo arriba, o sea puedo jugar más suelto”.
 
—¿Te gusta más esta forma que la anterior?
—Es otra forma de moverme, puedo jugar a las espaldas de Julio porque él va a pelear las divididas, tengo menos desgaste y eso sirve y mucho. 
 
—¿Estás ansioso porque comience el campeonato?
—No, para nada. Ahora la mente la tenemos solamente puesta en lo que hacemos acá en Mar del Plata, pero falta mucho.
 
—¿Te vino bien el final del torneo pasado?
—La verdad es que sí, el año pasado fue muy desgastante para mí, mental y físicamente. Tuve cambio de club y ciudad y eso siempre genera un cansancio lógico. Por eso digo que el parate llegó y me vino bien, en el momento justo, ahora las pilas están a full y esperemos cumplir los objetivos que nos propongamos con el equipo, que todavía no lo charlamos pero que al estar en dos zonas seguramente será estar entre los cinco primeros.
Claudio Cáplan /  Enviado especial a Mar del Plata / Ovación