Ovación
Jueves 03 de Diciembre de 2015

Renovación y cambio 2016

Después de la reunión entre Madelón y Spahn, quedó claro el panorama para el próximo año. La idea sería sumar jugadores en todas las líneas, siendo siete aproximadamente. 

Se está terminando la semana de trabajos para los futbolistas que todavía siguen entrenando en Casasol o en el estadio 15 de Abril. Más allá de las actividades que realizan este grupo de profesionales, los que ya desde hace 48 horas dieron el pitazo inicial de las negociaciones fueron el presidente Luis Spahn con el entrenador Leonardo Madelón y su grupo de colaboradores.
Después de lo que fue la reunión que mantuvieron el presidente de la entidad santafesina y el técnico, el primero en mover algunas piezas en Santa Fe y en Buenos Aires fue el máximo directivo tatengue.
¿Primer paso?
Lo que haría Spahn, y más allá de votar en la AFA por la presidencia de Marcelo Tinelli, será conversar nuevamente con el representante del capitán Leonardo Sánchez, para intentar acercar las partes después de lo que fueron los primeros números que tiraron sobre la mesa de negociaciones. Por lo pronto, el zaguero se entrenó ayer con el grupo que todavía trabaja bajo lar órdenes de Madelón.
La institución tiene al capitán como una de las prioridades para la continuidad. También el grupo que lo representa ya habría recibido una oferta de un equipo del exterior.
Pero más allá de conversar con los intermediarios de Sánchez, no hay que descartar que lo haga cara a cara con el empresario futbolístico Cristian Bragarnick, ya que dicho representante maneja los intereses de hombres que podrían continuar en Unión, como son los casos de Matías Sánchez y Diego Villar.
Aunque, por lo que indagó Ovación, el panorama para estos dos profesionales es incierto porque el técnico seguiría analizando lo que fue la campaña de los dos hombres para tomar una determinación.
Lo que tampoco es descabellado sostener que en un borrador también en Unión ya manejen algunos nombres propios en cuanto a la llegada de mediocampistas, tanto sea centrales como carrileros y por los dos costados.
Lo que queda claro es que si se analiza cuántos futbolistas podrían quedar fuera de los planes para el 2016, más aquellos que tienen posibilidades de ser vendidos, la sangría de profesionales será mucha a la hora de contar la cantidad de jugadores que deben integrar una plantilla, lo que obviamente esto implicará el arribo al club de la Avenida un número importante de rostros nuevos.
Ya en el grupo reducido de hombres que seguramente definirán las incorporaciones o refuerzos, el número mínimo de jugadores a sumar sería de siete, aproximadamente, sin dejar de lado aquellos que pueden seguir, si es que arriban a un nuevo acuerdo económico entre todas las partes… Todo será cuestión de tiempo, que intentará ganar también Madelón hablando en Buenos Aires con gente del fútbol.
Claudio Caplan / Suplemento Ovación