Ovación
Sábado 04 de Julio de 2015

Sanjustino festejó otra vez

El Matador se consagró bicampeón del Torneo Dos Orillas, al superar anoche en el gimnasio Roque Otrino a Colón por 72 a 60.

Sanjustino (2) se consagró anoche bicampeón del Torneo Dos Orillas Sebastián Uranga, al superar en el gimnasio Roque Otrino a Colón (SF) (0) por 72 a 60.
El juego comenzó con yerros por parte de ambos elencos. Tiros muy apurados eran la causa del magro arranque. Colón parecía más firme en defensa, cerrándose en marca individual. La visita también marcaba al hombre en un inicio en el que Azuaga era protagonista ofensivo para los locales y Memo Rodríguez para el Matador. En defensa, D’amelio tomaba rebotes pero el problema estaba en el perímetro defensivo sabalero. Con la cuenta 11-6 en contra, Tuosto solicitó tiempo muerto y envío a la cancha a Della Gustina y Landi.  Un parcial de 7-0 para el rojinegro obligó a Blanc a solicitar minuto para corregir errores defensivos. En la visita entraron Calvelli y Cansina en lo que parecía una jugada de ajedrez. El primer chico finalizó con una corrida de 12-2 para Colón que estableció el 18 a 15. El inicio del 2º cuarto fue impreciso. Dellagustina aportó en la lucha aérea y con D’amelio ganaban la misma. Las estrellas del juego eran las defensas más que los propios jugadores. Leandro Furlán (6) comandaba las acciones de su equipo, que se volvía a escapar en la pizarra (27-22), tras un parcial de 12 a 4. El capitán Dellagustina (10 en el primer tiempo e ingresando desde la banca) con su oficio bajo los cristales mantenía un partido que se empezaba a poner cuesta arriba. Sanjustino tuvo un mejor cierre y se llevó la etapa por 30 a 26.
Se despegó el tercero
Sanjustino metió una ráfaga de 7-2 con la injerencia de Solari para estirar diferencias (37-28). El empuje de Azuaga resultado poco para un Colón que no encontraba la brújula en ataque y sufría el poderío de los hombres del Matador en su propio canasto.  Furlán siguió con la mano caliente, Tuosto frenó el pleito pero a la salida nada cambió. Con mucha rotación de la bola, los pupilos de Francisco Blanc con una bomba de Arévalo se fueron al último descanso con una diferencia más que determinante: 53-39. Tal vez el ímpetu, la vergüenza deportiva y el alma que dejó en la cancha Colón sirvió para vender cara la derrota. Cuando faltaban poco mas de 5’, Memo Rodríguez con una bomba parecía sentenciar el juego pero el Sabalero no se entregó. Un parcial de 10-1 acortó el margen 62-56 con 3’ por disputar. Sanjustino se tranquilizó, encontró una canasta clave con Arévalo en el minuto final y abrochó por segundo año consecutivo el título. Un equipo, que a pesar de disputar dos torneos a la par, siempre le dio seriedad a la competencia casera y tuvo su rédito en la gélida noche santafesina.