Ovación
Lunes 11 de Abril de 2016

Se durmió y empató

En la noche desapacible de Rafaela, Unión, que parecía que ganaba por el gol de Nacho Malcorra, sobre el final se desconcentró y Anselmo, de cabeza, facturó para un Atlético que rescató un punto con el 1-1 final. El Tate terminó con 10 jugadores por la expulsión de Emanuel Britez

En el estadio Nuevo Monumental, Unión dejó escapar lo que parecía ser una victoria por el tanto de Ignacio Malcorra (ST 22’) asegurada en el final, al empatar con Atlético de Rafaela 1-1, con el gol sobre la hora de Federico Anselmo (ST 43’), en uno de los encuentros con los que se cerró la 11ª fecha de la Zona 2. Otro de los datos negativos es la expulsión de Emanuel Britez en el complemento.
 
En un campo de juego en malas condiciones producto de la lluvia caída, comenzó el partido entre el dueño de casa y el Rojiblanco de Madelón. El inicio no tuvo un dueño del trámite, más allá de que fue el Tate el que intentó tener la iniciativa con Martín Rolle e Ignacio Malcorra; mientras que los dirigidos por Juan Manuel Llop intentaron aprovechar la velocidad de Gabriel Graciani.
 
Pero fue a los 10’, con Ignacio Pusetto por la derecha y haciendo una jugada individual y en diagonal entre Britez y García Guerreño, se metió en zona de riesgo y ante la salida de Nereo Fernández, tocó la bocha atrás para generar la más clara, aunque justo apareció Bruno Pitton para salvar una jugada que tenía destino de gol.

Después de esa aproximación, no se originó ninguna opción peligrosa hasta que, a los 22’, Malcorra metió un centro rasante y peligroso desde la izquierda, pero terminó en las manos del golero Axel Werner. Luego generalmente la bocha estuvo dividida y por el aire.
 
El reloj corrió, la llovizna siguió cayendo y el partido se volvió por momentos muy impreciso por parte de los dos equipos. Pero a pesar de esto, fue Atlético el que, por empuje, tuvo más tiempo la pelota en su poder, pero sin lastimar gracias al trabajo del fondo santafesino. Sí fue preocupante el desempeño de los volantes tatengues, que nunca hicieron pie en una zona clave de la cancha. Ninguno paró la pelota en el piso y pensó salir prolijo y con tenencia. Obviamente que este flojo trabajo hizo que Unión no lastimara a la defensa dueña de casa; sin embargo, a pesar de esta falta de peso en los metros finales, Nacho Malcorra casi abre el marcador a los 38’ con un remate fantástico y de tres dedos que exigió a la salvada espectacular del arquero de La Crema. Y tres minutos más tarde, fue Lucas Gamba el que estuvo cerca de poner el 1-0, pero el balón se fue afuera.
 
El final llegó y el equipo de la Avenida López y Planes terminó mejor parado que Atlético de Rafaela, aunque el empate sin goles fue justo al finalizar los primeros 45’.
 
Baldazo de agua fría
El inicio del complemento fue similar al arranque del cotejo. Rafaela utilizando su izquierda con Graciani y Unión intentando poner a Rolle como enlace, más las subidas por derecha de Gamba, que a los 58” metió un bombazo que salvó el arquero Axel Werner. Así quedó marcado que con el correr de los minutos Unión comenzó a adueñarse de la noche futbolística; no con grandes destellos de buen juego sino poniendo la bocha al piso le alcanzó como ser un poco más superior que el local.
 
Y para justificar la leve superioridad ante Atlético a los 22’ uno de los mejorcitos en la fría y lluviosa noche, Lucas Gamba, hizo una muy buena jugada individual. Enganchó desde el vértice derecho relativamente hacia el centro, jugó para Malcorra, que sacó un zurdazo direccionado y todo lo muy bueno que había realizado el golero Werner quedó entre sus piernas, cuando la pelota se metió en su arco para que el Tatengue grite 1-0 y estuvo bien a esa altura del trámite. 

El Rojiblanco era el más prolijo, mientras que la alineación local apostó a los pelotazos sin destino fijo. Más allá de este recurso casi empata a los 32’ con un cabezazo de Anselmo, pero las manos de Nereo Fernández impidieron que Atlético llegue a la igualdad.
 
Pero en el momento menos pensado y cuando parecía que Unión lo tenía en el bolsillo, en el último minuto, después de un tiro de esquina desde la derecha, Federico Anselmo, sin saltar, la cabeceó para mandarla al fondo de la red y estampar el empate. Y para el colmo de males, seguidamente, se fue expulsado por doble amarilla Emanuel Britez. Sorpresa total. Igualmente, las emociones –que a lo largo de todo el partido brillaron por su ausencia– llegaron en el epílogo, porque en una contra, el paraguayo Julio César Rodríguez tuvo la victoria en sus pies, pero en el mano a mano con Werner se nubló y definió al cuerpo del arquero, que achicó bien.

En un minuto y medio cambió la suerte para el equipo de Leonardo Madelón, que se relamía con los tres puntos y que, por esas cosas del fútbol, se fue con la amargura lógica por el empate final 1-1. Sensaciones encontradas, porque el Rojiblanco no había mostrado casi fisuras y había completado un partido más que sólido, incluso mereciendo la victoria, pero una desconcentración en el final lo privó de sumar unos valiosos tres puntos que viene haciendo falta hace tiempo y que este lunes, en una noche fría y lluviosa, volvieron a serle esquivos. 
Claudio Cáplan /claudio.caplan@uno.com.ar / Ovación