Ovación
Jueves 05 de Mayo de 2016

Se le apagaron las luces

Colón empezó el año con tres triunfos al hilo, pero se fue desinflando hasta llegar a mayo con un pobre presente 

Colón tuvo un cierre de 2015 a todas luces atendiendo a cómo había arrancado el campeonato con Javier López y como lo había continuado a partir de junio, en la primera parte de su estadía en Santa Fe, de Darío Franco. En dicho spring final salió bien parado de los Clásicos cuando llegaba de punto (a ambos los empató sin abrir el marcador), lo que le dio el envión que necesitaba para salvar la categoría con los triunfos ante Arsenal (3-1), Godoy Cruz (3-1), Gimnasia de La Plata (2-1) y Tigre (4-1). Estas cuatro victorias en fila además le dieron la chance de jugar la Liguilla Sudamericana frente a Belgrano. En dicha instancia perdió en Santa Fe 1-0 y empató en Córdoba 1-1, por lo que quedó en las puertas de clasificarse nuevamente a un certamen internacional.
 
Sin embargo, esas grandes producciones futbolísticas que brindó el equipo le bastaron a las listas que se presentaron en las elecciones de fines de 2015 (entre ellas la de Marcelo Ferraro) para confirmarlo en el cargo aún antes de que se desarrollen los comicios.
 
 
El buen presente del equipo se prolongó en el inicio del 2016, donde Colón se mostró como uno de los serios candidatos. Sin embargo, con el correr de los meses el equipo se fue quedando sin nafta a tal punto de pasar de una efectividad del 60% en febrero, a la de 33% con las que continuó en marzo y abril, con el agravante de haber perdido los dos Clásicos
 
Un gran inicio y un magro presente
El Sabalero arrancó el campeonato con tres victorias consecutivas que cosechó ante Arsenal (2-1), Quilmes (4-2) y Belgrano (3-0). Sin embargo, en Mendoza mordió el polvo contra Godoy Cruz –hoy puntero de la Zona 1–, quien lo goleó por 4-1. La caída se prolongó con una lapidaria derrota ante Rosario Central en el mismísmo Brigadier López por 3-0. De esta manera, el Sabalero cerró el mes de febrero con tres victorias y dos derrotas, es decir que cosechó nueve de los 15 puntos que estuvieron en disputa (60% de la producción). 
 
En marzo solamente se disputaron tres fechas debido al parate por las Eliminatorias. En el tercer mes del año el equipo de Darío Franco cosechó una victoria frente a River (4-1) y sufrió dos derrotas: ante Independiente (4-1) y Unión (3-0). Sumó tres de los nueve puntos en disputa (33% de efectividad).
 
 
Mientras que en abril jugó cinco partidos, con dos empates ante Banfield (1-1) y Patronato (2-2), dos derrotas contra Sarmiento (1-0) y Unión (1-0) y una victoria ante Olimpo (3-0). El Sabalero cosechó cinco puntos de los 15 que estuvieron en juego (una efectividad del 33%). Además, antes del segundo Clásico se le puso fin al ciclo de Franco como entrenador.

Mayo no arrancó de la misma manera que terminó abril, ya que los dirigidos por Johansen no pudieron aprovechar el envión que significó el triunfo de local frente a Olimpo y se quedaron afuera de la Copa Argentina frente a Almagro, equipo de la Primera “B” Nacional, quien lo derrotó por 1-0 con gol de Oscar Altamirano, en cancha de Arsenal. 
 

Se trata de una derrota que llena de dudas a esta nueva etapa encabezada por el extécnico de Reserva, quien comenzó a apostar por los juveniles del club como Nicolás Leguizamón, Tomás Sandoval y Lucas Comachi. 
 
En el horizonte aparece Vélez, a quien el Sabalero visitará este sábado desde las 16, en el José Amalfitani. Para ese encuentro, el entrenador tendría pensado repetir gran parte del equipo titular que le ganó a Olimpo y perdió con Almagro, aunque en referencia al partido ante los bahienses no podrá contar con Adrián Bastía –llegó al límite de amarillas– y lo reemplazará con Pablo Ledesma –cumplió las dos fechas de suspensión. Además, podría apostar por Clemente Rodríguez para la última línea. 

Luego recibirá a San Lorenzo, quien llegará peleando palmo a palmo la punta de la Zona 1 con Godoy Cruz, para ponerle fin a otro campeonato para el olvido cuando visite a Gimnasia, en el bosque platense.