Ovación
Sábado 07 de Octubre de 2017

Se supo que hicieron Messi y Mascherano al quedarse en Ezeiza

La Pulga y el Jefecito fueron dos de los que eligieron permanecer en el predio, en su jornada libre, mientras que el resto se fue a su casa para encontrarse con su familia

Lionel Messi y Javier Mascherano, dos de los que eligieron este viernes permanecer en el predio de Ezeiza (el resto se fue a su casa para encontrarse con su familia) hablaron bastante y se sienten con confianza de conseguir una victoria en la altura de Quito que les permita al menos meterse en el Repechaje ante Nueva Zelanda, reveló una fuente del entorno de los futbolistas del Barcelona.


Ambos jugadores se aislaron por completo, decidieron no mirar televisión, ni consumir medios de comunicación y apenas se acercaron a ver un amistoso de la Selección Sub 20 y se llevaron buenas impresiones de algunos de los chicos.


LEER MÁS: Basta de descanso: la Selección Argentina volvió a entrenar pensando en Ecuador


Previamente se interesaron en el partido en el que España, con sus compañeros del Barsa Jordi Alba, Sergio Busquets y Gerard Piqué, se clasificó para Rusia merced a una goleada sobre Albania (3-0).


Messi, quien en anteriores convocatorias había salido a pasear en los tiempos libres, eligió quedarse en el predio, porque íntimamente siente que es mejor concentrarse y estar metido en lo que puede llegar a ser su último Mundial, según confió la fuente a télam respecto del rosarino.


LEER MÁS: Sobre llovido, mojado: otra pésima noticia para el partido decisivo


"Hace rato que ya no viaja en el mismo día a Rosario, quiere cumplir su sueño de ser campeón con Argentina", admitieron personas cercanas al capitán de la Selección, quien jugó las Copas del Mundo de Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014.


Por su parte, Mascherano también es de los que suele quedarse en el predio de Ezeiza para mirar fútbol y sobre todo a los que califica como los "sucesores" de las categorías juveniles.


LEER MÁS: Una encuesta que sorprende a propios y extraños


Y ese gesto de los dos referentes más importantes del plantel (el otro sería el arquero misionero Sergio Romero) confirmó que la misión pasa por ganar en Quito y dejar atrás el camino sinuoso que se recorrió desde que el DT era Alejandro Sabella y se perdió con los alemanes la final de 2014, luego sobrevinieron tres entrenadores, desfilaron más de 100 futbolistas y desencadenó en riesgo serio de no ir a un Mundial, algo que a la Argentina le sucedió por última vez en México 1970.