Ovación
Sábado 16 de Julio de 2016

Será un equipo made in casa

Colón debutará en la Copa Santa Fe frente a Colón de San Justo. Paolo Montero definió la formación titular y en ella incluyó a 10 futbolistas surgidos de las divisiones inferiores, la excepción es el ex-Boca Unidos, Nicolás Silva.

Colón arrancó con los trabajos de pretemporada el 15 de junio y un mes después debutará en la Copa Santa Fe frente a Colón de San Justo sin haber jugado ningún partido amistoso. Sucede que Paolo Montero recién se hizo cargo del plantel el 28 de junio y a partir de allí diagramó dos semanas de trabajo apuntando al aspecto físico. Es por eso que recién el viernes dispuso de un ensayo futbolístico pensando en el compromiso de esta tarde.
Por lo cual está claro que al equipo que pondrá en cancha Montero le faltará rodaje futbolístico y es un dato a tener en cuenta a la hora de analizar la previa. Si bien el cuerpo técnico tuvo la posibilidad de jugar un amistoso con Talleres hace algunos días, el entrenador uruguayo prefirió darle prioridad al aspecto físico e incluso el martes había declarado que la Copa Santa Fe no estaba entre sus prioridades.
Este partido no le modificó la semana de trabajo que tuvo cuatro jornadas de doble turno y además teniendo en cuenta la exigente semana, el plantel no concentrará para el cotejo de esta tarde. Los 18 jugadores citados por el técnico se juntarán a las 13.15 en el predio y de allí se trasladarán hasta el estadio Brigadier López.
Dentro de la formación titular se destacan las presencias de Germán Conti y Gerónimo Poblete para tratar de apuntalar a los demás futbolistas que no tuvieron tanta continuidad. Si se remite al equipo que finalizó el torneo pasado, se podrá mencionar que también habrá otros dos jugadores que terminaron siendo titulares. Ellos son Nicolás Silva y Nicolás Leguizamón.
El ex-Boca Unidos, dentro de un equipo que tuvo un rendimiento bajo, fue de los pocos que mostró cierta rebeldía para intentar torcer la historia. Es por eso que los nuevos directivos decidieron su continuidad en el plantel. En el caso de Leguizamón, le tocó debutar en el último Clásico y a partir de allí, Ricardo Johansen lo ratificó como elemento titular. Aún no pudo marcar con la camiseta rojinegra, pero está claro que esta tarde se le presenta una posibilidad importante para poder debutar en la red y obviamente ganar en confianza pensando en el inicio del campeonato.
Los demás jugadores intentarán demostrarle al técnico que pueden vestir la camiseta de Colón, pese a que corren desde atrás. Ellos son Cristian Saín, Pablo Cuevas, Osvaldo Arroyo, Franco Leys, Víctor Casado y Tomás Sandoval. Aunque este último caso es distinto ya que con 17 años demostró que no le pesó debutar en Primera División y además ya marcó un gol ante Olimpo.
Por su parte, Andrés Bailo con la llegada de Jorge Carranza y la continuidad de Jorge Broun tendrá este partido quizás como la última oportunidad de defender el arco sabalero, ya que su futuro estaría en otra institución buscando la continuidad necesaria.
Por lo demás, es obvio que toda la responsabilidad está por el lado del Sabalero ya que enfrentará a un equipo que milita en la Liga Santafesina, por lo cual no existe ningún tipo de equivalencias entre una y otra formación. No obstante, como sucede en esta clase de encuentros en donde hay demasiada diferencia, será clave no subestimar al rival y mucho menos relajarse. Asumir el compromiso con la seriedad que requiere, habida cuenta que si Colón accede a los cuartos de final enfrentará a Unión en dos partidos que ya fueron programados para el sábado 23 y 30 y cuyo sorteo se producirá mañana. Significaría para la entidad rojinegra un ingreso económico importante pensando en la recaudación que se podría obtener. Pero para eso deberá sortear este escollo.
Está claro que para el elenco sanjustino será un partido histórico ya que por primera vez enfrentará a Colón en un partido profesional, de allí la enorme expectativa que despertó en los hinchas del Conquistador. Por ello se habla de que habría cerca de 2000 simpatizantes que viajarán desde el Portón del Norte hacia el estadio sabalero. Para Colón de San Justo será la final del mundo y para el equipo que conduce Montero un partido más. Esa diferencia en cuanto a la motivación es la que puede marcar el pulso del juego.