Ovación
Viernes 18 de Marzo de 2016

“Si me dieran un partido más, elegiría otra vez este Clásico”

Cristian Castillo jugó River-Boca y Atlanta-Chacarita, pero a la hora de sus recuerdos no deja dudas respecto a cuál fue el más importante que le tocó protagonizar. “Sueño con volver a jugar un Colón-Unión, lo vivo de una manera especial y por eso cuando se lleva a cabo siempre trato de estar”, tiró

Le bastaron pocos partidos a Cristian Gastón Castillo para meterse en la piel de los hinchas sabaleros. Llegó al club a mediados de 1996 proveniente de Atlanta, en lo que significaba una gran apuesta dado que la entidad sabalera había adquirido su pase en una cifra importante, teniendo en cuenta que venía de jugar en el fútbol del Ascenso.
Pero rápidamente se acopló al grupo, convirtió goles importantes y fue fundamental en la campaña del Clausura 1997 en donde el Sabalero obtuvo un subcampeonato. Pero además, como plus, jugó varios Clásicos y no perdió ninguno, incluyendo un gol en el triunfo por 2-1 en el Apertura 1997. 
Le tocó protagonizar cuatro derbys, acumulando un triunfo y tres empates. Los tres primeros los jugó en su primera etapa en el club que fue desde mediados de 1996 hasta mediados de 1998. En el único partido que no estuvo presente fue en el Clausura 1998 ya que estaba lesionado y no fue de la partida en el empate 2-2 que de desarrolló en el estadio 15 de Abril.
Y su último Clásico fue en su segunda etapa como futbolista de Colón por el Torneo Apertura 2001, que se terminó jugando en febrero del 2002 en el empate 0-0 disputado en el Brigadier López.
A casi 20 años de su llegada a Colón, el ex-delantero recordó aquellos buenos tiempos en charla con Ovación. “Uno cuando llega a la ciudad y comienza a entrenar y se cruza con los hinchas, de lo único que se habla es del Clásico. Y ya te empiezan a decir que hay que ganarlo y obviamente que es el partido más importante del semestre. Por lo cual  lo fui transitando de esa manera, de a poco me fui metiendo en lo que era el Clásico hasta que me tocó vivirlo en carne propia”, aseguró.
Para luego detallar: “En mi primer Clásico (Apertura 1996) no tuve una buena experiencia ya que me expulsaron faltando 15 minutos para que finalizara el primer tiempo. Gracias a Dios se empató ya que si hubiéramos perdido habría tenido mucha culpa por ser expulsado. Y después en la cancha de Colón tuve la suerte de marcar un gol y ganar ese partido con el tanto de Nelson (Agoglia) sobre la hora. Y la verdad que se vive una fiesta en la ciudad, de lo único que se habla es del Clásico, se especula con todo lo previo, pero el misterio se termina cuando comienza a rodar la pelota”.
Respecto a aquel gol que marcó en el Clásico, opinó: “Ahora que uno dejó de jugar, mira hacia atrás y se da cuenta que quedar en la historia de los Clásicos no tiene precio. Uno puede cambiar de camiseta, jugar en otros clubes, pero hacer un gol y  quedar en la historia del Clásico santafesino porque se ganó ese partido con la ayuda de un compañero tiene un valor mucho más importante”.
Y agregó: “Yo siempre digo que si Dios me permitiría volver el tiempo atrás y jugar un partido, ese sería el Clásico santafesino. Sueño con volver a jugarlo, lo vivo de una manera especial, siempre que se juega trato de estar presente porque es una fiesta del deporte”.
Castillo jugó el clásico más importante del fútbol argentino como lo es el Boca-River, pero más allá de esa circunstancia no duda en elegir  al Clásico santafesino como el más importante que disputó: “El primer clásico que me tocó jugar fue Atlanta-Chacarita que es muy apasionante. Y también jugué un River-Boca pero lo hice poco y cuando uno no es tan protagonista quizás no siente lo mismo. Está claro que es muy fuerte ya que es a nivel país y se vive a pleno pero solo la semana previa. El Súperclásico es una semana de intensidad, pero el Clásico santafesino se vive con seis meses de anticipación. Entonces uno carga con una mochila durante todo ese tiempo, permanentemente te hablan del Clásico y no ves la hora de jugarlo. Por eso si me dan a elegir me quedo con el santafesino ya que me sentí parte importante y lo viví de una manera muy intensa”.

Su mirada periodística
El análisis del Clásico. Cristian Castillo trabaja como comentarista de una radio en Buenos Aires, por lo cual concurre a los diferentes estadios para analizar los partidos. En este caso, se refirió a lo que puede ocurrir durante los 90’ en el Clásico de mañana. “Es un partido aparte y el que controle las emociones será el que gane el encuentro. El equipo que sepa cuándo golpear, enfriar o manejar el trámite de juego será el que gane. Colón cuenta con buenos jugadores para hacerlo como el caso de Ruiz, Ledesma, en el arco con Broun. No hay que dejarse llevar por el entorno y mantener la tranquilidad de siempre e intentar jugar. Y en el caso de Unión creo que lo mejor es que juega de visitante y no tiene tanta presión, porque a veces jugar con un estadio en contra está bueno porque sale a relucir el amor propio. Pero el que maneje mejor el sentimiento que le corre por dentro va a ser el triunfador”.