Ovación
Sábado 19 de Marzo de 2016

Sin mayores incidentes

El operativo policial durante el clásico se desarrolló con normalidad. Unos 800 efectivos mantuvieron el control durante el ingreso al estadio, en el campo de juego y en el egreso de los hinchas. No hubo detenidos a pesar de las piedras arrojadas en pleno partido 

Bajo una tarde nublada y con una lluvia copiosa muy molesta, se desarrolló el operativo de seguridad montado sobre la avenida J.J.Paso, y toda la zona aledaña al Club Atlético Colón. Todo se inició a las 7 de la mañana y contó en total, con 800 agentes policiales de los cuales 600 cumplieron funciones dentro del estadio sabalero y zonas adyacentes. No obstante ello, unos 200 efectivos estuvieron distribuidos en toda la ciudad con el objetivo de realizar tareas de prevención. 
 
Además, prestó colaboración el personal de la Gendarmería Nacional, Comando Radioeléctrico, y también de la Policía de Tránsito Municipal. Tal medida había sido anunciada el miércoles pasado, luego de que el ministro de Seguridad de la provincia, Maximiliano Pullaro, se reúna con los titulares de la Unidad Regional I, Adrián Rodríguez y Víctor Gaitan, en conjunto con el titular de la Secretaría de Control municipal, Ramiro Dallaglio y los respectivos presidentes de los clubes: Marcelo Ferraro por Colón y el tesorero de Unión, Jorge Cícero. 
 

El árbitro, Fernando Espinoza le mostró a Jorge Fatura Broun uno de los proyectiles lanzados / Foto: Manuel Testi - Uno Santa Fe
 
Un ingreso sin problemas
Para las 14, la avenida J.J.Paso se encontraba sin circulación de vehículos ya que había sido cortada en su intersección con calle Urquiza. Allí, un grupo de unos cinco efectivos policiales desviaron el tránsito –mayormente compuesto por líneas de colectivos y automóviles particulares– hacia calle 1º de Mayo para luego retomar la Avenida Presidente Illia y posteriormente culminar en Circunvalación. 
 
Una situación similar se dio sobre la ruta nacional 11 –acceso sur– donde el tránsito fue desviado hacia la Avenida Circunvalación. 

Por su parte, J.J.Paso se llenó de hinchas que circularon con total normalidad. En este sentido, desde Urquiza hacia la esquina de Gobernador Freyre, donde se encontraba el ingreso hacia la platea Este, no se registraron incidentes ya que se montó un operativo de 11 agentes del personal de la Guardia de Caballería y se desplegaron unos 40 efectivos pertenecientes al Cuerpo de Infantería, los cuales guiaron el paso de los hinchas hacia dicho ingreso y también para los que se dirigían hacia el acceso de calle Libertad en inmediaciones al estadio. En total fueron unos 85 agentes de Infantería repartidos en todas la zona. 
 

Un gran escudo policial custodió el ingreso de los jugadores de Unión a la manga rumbo a los vestuarios / Foto: Juan Manuel Baialardo - Uno Santa Fe
 
A su vez, se escuchaba en el toda la previa, el ir y venir , del helicóptero dispuesto por el Ministerio de Seguridad destinado a controlar el operativo desde el aire y así tener una panorámica de todo el suceso.
Con mucha piedra
 
A pesar de que el ingreso no registró ningún episodio de violencia, dentro del campo de juego no sucedió lo mismo. Para los 24 minutos del segundo tiempo, desconocidos de la tribuna sur arrojaron varios pedazos de baldosas, las cuales pasaron muy cerca del arquero de Unión, Nereo Fernández. Esta situación obligó a que el árbitro del encuentro, Fernando Espinoza, haya tenido que detener el juego, por lo cual, el personal policial apostado en la zona de aquella platea, debió intensificar los controles para que el partido continúe con su desarrollo normal. 
 
En el final del encuentro, los jugadores del equipo de la “avenida” debieron ingresar a la manga corriendo y con un escudo policial para que no sean alcanzados por los proyectiles arrojados desde el codo de la platea Este del estadio sabalero. Afortunadamente, ninguno fue impactado y terminaron ingresando a los vestuarios. 
 
Por otro lado, algunos hinchas que se encontraban en la platea Oeste tuvieron una discusión y debieron ser alertados por el personal policial que se encontraba en aquella parte de la tribuna. 

Una gran cantidad de piedras fueron arrojadas al estadio / Foto: Juan Manuel Baialardo - Uno Santa Fe
 
Controles post-partido
En la salida del encuentro, los agentes afectados para el encuentro, debieron realizar varios operativos de saturación en toda la capital santafesina para que no se registren incidentes y se eviten cruces entre hinchas tatengues y sabaleros en adyacencias al Brigadier López. De todas maneras, hubo algunos cruces aislados, como uno sucedido en Avenida Freyre y su intersección con Suipacha, donde cuatro hinchas de Unión tuvieron un altercado con dos hinchas sabaleros pero no pasó a mayores. 
 
Tras la culminación del encuentro, los simpatizantes de Unión se concentraron en las afueras del club, ubicado en Avenida Freyre y Bv. Pellegrini. Allí el festejo se desarrolló con total tranquilidad y no se registraron problemas.
Producción y textos: Juan Trento / Ignacio Mendoza