Ovación
Sábado 12 de Marzo de 2016

Sumar y cortar la racha

Colón recibirá a River con el objetivo de ponerle punto final a la seguidilla de derrotas en las que, además, fue goleado. Darío Franco meterá un cambio que será el ingreso de Ismael Benegas por Yamil Garnier.

El equipo rojinegro realmente está urgido por conseguir un buen resultado. Luego de un comienzo arrollador en el que obtuvo tres victorias consecutivas con un rendimiento muy alto, sobre todo en el compromiso frente a Belgrano, el Sabalero decayó en su nivel y sufrió tres goleadas al hilo. Este panorama modificó el ánimo de todos y es por eso que en el inicio de la semana, los principales dirigentes se reunieron con Darío Franco para interiorizarse sobre la situación.
En búsqueda de respuestas, los directivos se juntaron con el entrenador para conversar sobre algunas cuestiones puntuales pero también para brindarle el respaldo en un momento de crisis. Nadie puede aventurar lo que sucederá después del cotejo de esta noche ante River, pero está claro que la falta de resultados comienza a condicionar al entrenador que se muestra confiado en revertir el cuadro de situación.
En el último partido ante Independiente se evidenciaron algunas mejorías, pero la derrota por 4-1 de alguna manera desdibujó lo hecho en el segundo tiempo cuando Colón estuvo cerca del empate. Está claro que varios jugadores disminuyeron notoriamente su rendimiento. Quizás el caso más paradigmático sea el de Alan Ruiz, quien fue figura en los partidos ante Arsenal y Belgrano marcando por duplicado y luego fue una sombra deambulando el campo de juego. Sobre todo en el último compromiso ante el Rojo.
Pese a que el equipo sufrió 11 goles en los últimos tres partidos, el técnico decide mantener el esquema y para sorpresa de la mayoría solo incluirá una variante y que además es obligada por la lesión de Yamil Garnier (ruptura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda). En consecuencia seguirá con el 4-3-3 pese a los enormes problemas defensivos.
En la semana, Franco manifestó en charla con la prensa que el equipo debía ser más agresivo a la hora de recuperar el balón. Pero para eso todos debían sacrificarse un poco más, algo que por lo visto en las seis fechas que se disputaron no sucedió. Está claro que hay jugadores que no sienten retroceder para colaborar en la marca y eso justamente conlleva a ser un elenco desequilibrado y muy fácil de vulnerar.
Encima los rivales no ayudan en este contexto, dado que antes fueron Godoy Cruz, Central e Independiente, todos equipos con un poder de fuego más que respetable. Y ahora el que llegará a Santa Fe será nada menos que River que, si bien no atraviesa su mejor momento en el campeonato y pondrá en cancha una formación alternativa, de más está decir que es un adversario de sumo cuidado por la jerarquía de sus rivales que muestra en ofensiva un poderío importante.
Colón deberá hacer un partido muy bueno si quiere sumar un triunfo o al menos no perder. Ante esta clase de rivales cualquier error se paga muy caro y vaya si Colón lo sufrió en los anteriores encuentros. 
En menos de una semana el Sabalero jugará el Clásico y eso siempre supone una distracción, ya que si bien los jugadores deben estar metidos en el partido de esta noche, no es fácil manejar la ansiedad y el clima que comienza a vivirse. Para suerte del cuerpo técnico no hay ningún futbolista que llegue al límite en cuanto a las tarjetas amarillas, lo que siempre supone un condicionante.
El único que tiene tres tarjetas amarillas es Gerónimo Poblete, que fue amonestado en los primeros tres encuentros del torneo, pero que en los últimos pese a que el equipo perdió no le mostraron el cartón amarillo. No obstante cualquiera de los que ingresen al campo de juego deberán estar muy atentos de no equivocarse y perderse un partido determinante.
De todas formas, hoy lo principal para Colón es el cotejo de esta noche que marcará el estado de ánimo en la semana previa y que, además, puede acelerar o no alguna decisión respecto al futuro del entrenador. Franco tiene el respaldo de la dirigencia pero es obvio que una cuarta derrota no sería sencillo de digerir, más allá de que mucho tendrá que ver la manera en que se juegue. Por lo pronto, Colón tiene delante suyo un nuevo obstáculo que deberá sortearlo para no caer nuevamente y generar mayores dudas. El Sabalero debe ganarle a River, pero primero ganarse a sí mismo.
Para ir a la cancha
La venta de entradas comenzará a las 10 y se extenderá en horario corrido hasta el comienzo del partido previsto para las 20. En tanto que la apertura del estadio se realizará a las 18.45. Los socios con carné y cuota de marzo o anual, ingresarán gratis.  
Por otra parte, debido a la gran demanda de los asociados, el club informa que agotaron los abonos para el estacionamiento del estadio los días de partidos. Por consiguiente no se venderán tickets de acceso al mismo por el resto del presente torneo. Vale aclarar que aún se puede adquirir un pequeño remanente de accesos para motocicletas hasta 30 minutos antes del comienzo del encuentro.
Respecto a los precios de las entradas, generales: $200; jubilados pensionados y damas: $100 y menores: $70. Platea este: socios $150; no socios $350. Platea oste: socios $200; no socios $400. Palcos balcón: socios: $400; no socios $550.