Ovación
Jueves 14 de Abril de 2016

Suspendieron por cinco fechas a un nene por darle un pelotazo a un referí y le pidió disculpas por carta

El niño festejaba junto a sus compañeros una victoria de su equipo y en medio de tanta alegría pateó tan fuerte la pelota que impactó en la cabeza del árbitro. La misiva conmovió a todo el mundo.

Un nene de 7 años le envío una conmovedora carta manuscrita pidiéndole disculpas al árbitro del partido en el que el niño le pegó sin intención un pelotazo en la cabeza y por el que fue expulsado y recibió cinco fechas de suspensión.
Lucas Arteaga es un chico de 7 años que que juega al fútbol infantil en el Ciudad Henares, en Alcalá, provincia de Madrid. Lo inesperado sucedió hace un par de semanas, cuando una acción tan involuntaria como desafortunada le costó una sanción de cinco partidos que ni su sincero arrepentimiento le sirvió, al menos hasta el momento, para reducirla o modificarla.
El hecho se registró al término de un partido que los chicos del Ciudad Henares ganaron por un ajustado 4 a 3 sobre Villalbilla. Lucas celebró la victoria aplicandóle una fuerte patada a la pelota que, en su trayectoria descendente, impactó con fuerza en la cabeza del árbitro.
El encargado de impartir justicia se molestó demasiado con la actitud del chico, quien presentó un acta donde reflejó el hecho como agresión. De una barbaridad a otra, el Comité de Disciplina decidió castigar al pequeño Lucas con cinco partidos de suspensión.
Hubo quejas y fuertes reclamos por parte del club. Pero ante la negativa y dureza de las partes, el propio Lucas decidió tomar el asunto por mano propia y le escribió una carta muy emotiva al árbitro para pedirle públicamente perdón y poder seguir haciendo lo que más le gusta en este mundo: jugar al fútbol.

La misiva reza lo siguiente:

"Soy Lucas Arteaga, el jugador prebenjamín del Ciudad Henares que pusiste en el acta que te había pegado aposta (a propósito) con el balón en la cabeza. Lo único es pedirte que mandes una carta y me ayudes a que me quiten la sanción porque yo nunca quise tirarte el balón aposta a la cabeza, lo que hacía es celebrar con mis compañeros que habíamos ganado y sin querer te di, por miedo no te pedí perdón.
"Si me puedes ayudar te lo agradezco, pero que sepas que nunca te quise dar con el balón aposta".
"Ayúdame por favor".
"Gracias y si te molestó el pelotazo perdona, pero no fue aposta".
"Lucas"