Ovación
Domingo 26 de Abril de 2015

Un año para recordar

Karina Suligoy entrenó con la Selección Nacional durante dos semanas y en charla con Ovación, la armadora de Villa Dora contó esta experiencia inolvidable con las Panteras. Pero además, se refirió al presente exitoso de su equipo jugando la final de la Liga.

Llegó a Villa Dora en el año 2008 desde su Romang natal para estudiar el Profesorado de Educación Física, pero además para seguir jugando al vóley. Su arribo a las Doras coincidió con el mejor momento del equipo, que desde el 2009 viene ganando el torneo local de manera consecutiva. Pero sin dudas que el 2014 y lo que va de este año, marcó a fuego al vóley de Villa Dora, habida cuenta de los logros obtenidos.
 Pero la armadora Karina Suligoy, protagonista de esta historia, tiene un motivo más para sentirse orgullosa. Al excelente momento de las Doras, le sumó la convocatoria a la Selección Nacional, por lo cual estuvo entrenando durante dos semanas en Capital Federal, siendo elegida entre las mejores 22 jugadoras a nivel nacional.
Luego de esta convocatoria, la jugadora de Villa Dora charló con Ovación y contó esta particular experiencia, pero además se refirió a todo lo que vivió en los últimos meses con el conjunto santafesino, participando del Sudamericano de Clubes y también jugando la final de la Liga Nacional.
•LEER MÁS: Villa Dora se quedó con el subcampeonato de la Liga Argentina de Vóley

El paso por el seleccionado
En el inicio se refirió a su convocatoria a las Panteras “Es una experiencia increíble, el año pasado me había tocado ser convocada y que me den una nueva oportunidad en la Selección es un verdadero orgullo. Estoy muy contenta por lo que viví, dado que no es fácil estar convocada entre las mejores 22 jugadoras del país”, expresó.
Para luego agregar: “Entrené durante dos semanas, el técnico (Guillermo Orduna) citó a cuatro armadoras y luego  me dijo que más adelante me volvía a citar, ya que hay muchas jugadoras y no podía entrenar con tantas. Pero lo más importante es que estoy entre las 22 convocadas. Además,  el roce de juego que tienen las demás armadoras yo no lo tuve, recién comencé a  adquirirlo el año pasado cuando jugué en la Liga. Por lo cual es todo bastante nuevo para mí y por otra parte las armadoras que convocó tienen un nivel muy bueno”.
Siguiendo con la experiencia vivida apuntó: “En los entrenamientos con la Selección aprendés un montón, te rodeás de gente con mucha jerarquía, es un mundo aparte, en dos semanas vivís muchas cosas y de manera intensa, por lo cual es una experiencia espectacular. Aparte aprendés mucho de estar con las otras jugadoras. El año pasado también estuve dos semanas entrenando con la Selección, aunque en la segunda semana me lesioné, tuve un esguince de tercer grado en un dedo. Pero me tocó entrenar con el equipo que luego disputó el mundial”.

El presente de Villa Dora
A la hora de analizar todo lo que protagonizó el equipo en los últimos tiempos manifestó: “lo que vivimos desde diciembre fue algo atípico para el club, jugamos un montón de cosas importantes a las que no estábamos muy acostumbradas. Nosotros en diciembre nos pusimos tres objetivos y lo cumplimos, el primero fue clasificar al Sudamericano, luego llegar a las semifinales del Sudamericano y jugar la final de la Liga Nacional. Por suerte se nos dio todo eso, por lo cual estamos muy conformes. Fue importante revalorizar el vóley femenino y que esté en boca de todos, algo que hacía mucho tiempo que no sucedía, ya que se le da más importancia al vóley masculino. Pero fue muy bueno dejar al vóley del interior en lo más alto, que podamos jugar una final televisada,  se trató de un orgullo tanto para el club como para nosotras”.
Respecto a lo que  fue la participación en la Liga Nacional y la final perdida ante Boca destacó: “Con el correr de los días uno se va dando cuenta de lo que logró, obviamente que nos hubiese encantado ganar la final, pero de todos modos estamos muy satisfechas con lo que hizo Villa Dora. Para ganarle a Boca debíamos jugar al 200% de nuestras posibilidades, ellas jugaron un partido excelente y no nos dieron opciones”.
Y puntualizó: “Nos enfrentamos a un gran rival, que cuando las papas queman te das cuenta que sacan a relucir toda su jerarquía y experiencia. Eso se observó  en las semifinales ante Gimnasia y después en la final contra Villa Dora. Si bien Boca no venía jugando con tanta regularidad en los partidos anteriores, tanto en semifinal, como en la final demostró toda su categoría y por eso terminó siendo campeón, ya que está acostumbrado a jugar finales”.
No es fácil para Villa Dora motivarse de cara al arranque del torneo local, habida cuenta de la enorme diferencia que marca respecto a sus rivales. Sin embargo Karina deja de lado la hegemonía de su equipo y resalta “Una se relaja un poco, porque es un torneo largo, pero después de seis años consecutivos, todos los equipos te quieren ganar y eso termina siendo una motivación extra para nosotras que deseamos seguir sumando títulos”.
Respecto a los objetivos que se plantea en cuanto a lo personal y grupal marcó: “Este año no seremos el mismo equipo, dado que hay jugadoras que tienen otros objetivos, pero la idea es nuevamente estar en semifinales o final de la Liga Nacional. Y en lo personal me faltan rendir algunas materias para terminar el Profesorado de Educación Física, más allá de que durante la semana soy entrenadora de algunas categorías menores del club”.