Ovación
Martes 29 de Marzo de 2016

Un cierre ideal en Córdoba

Con goles de Gabriel Mercado y Lionel Messi de penal, la Selección Argentina se impuso este martes por 2-0 a Bolivia, en el estadio Mario Alberto Kempes y sumó su primer éxito como local. Ahora está tercero en la tabla de posiciones por detrás de Ecuador y Uruguay

La selección argentina superó este martes a su par de Bolivia, 2-0, por la 6ª fecha de las Eliminatorias Sudamericanas, disputado en el estadio Mario Alberto Kempes, de Córdoba, ante unos 55.000 espectadores. Los tantos del equipo nacional fueron anotados en el primer tiempo por el defensor Gabriel Mercado (19’) y por el capitán Lionel Messi, de penal (PT 29’), conquista que significó su gol número 50 vistiendo la camiseta del seleccionado mayor, quedando a seis de Gabriel Batistuta, que también alcanzó la misma cifra en Córdoba en 1999, en un amistoso (2-1) frente a Colombia. 
 
Con este triunfo los dirigidos por Gerardo Martino, que venían de vencer el último jueves a Chile 2-1, quedaron en el 3º lugar de las posiciones con 11 puntos, detrás de los líderes Uruguay y Ecuador, que suman 13. Los bolivianos por su parte están en la zona baja con tres puntos, en la penúltima colocación, solamente por arriba de Venezuela (1). 
 
Desde el arranque mismo del juego los locales marcaron cómo sería el desarrollo del partido, porque rápidamente a los 12 segundos Gonzalo Higuaín trabó ante un defensor rival, la pelota derivó en Di María, que perdió en el mano a mano ante el arquero Carlos Lampe, y en el rebote a punto estuvo Ever Banega de convertir, pero su remate dio en el travesaño. Se abroqueló cerca de su área el elenco de Julio Baldivieso y esperaba a la Albicesteste con todos sus futbolistas en su propio campo, lo que dificultaba el accionar de los argentinos, que intentaban romper ese esquema defensivo cuando se juntaban Messi y Di María, quienes cambiaban el ritmo, o cuando aparecía Marcos Rojo por izquierda, que se proyectaba con criterio e intentaban asistir a Higuaín.
 
Se disputaban 20’ en la noche del Kempes, cuyo césped no presentó mayores dificultades para el desarrollo normal del juego, cuando Marvin Bejarano bajó a Messi en el sector derecho del ataque argentino. El 10 de Barcelona fue más rápido que todos y habilitó el tiro libre para asistir a Higuaín, quien definió por arriba de Lampe, pero le sacaron sobre la línea su disparo, el rebote le quedó al propio delantero del Napoli, que tocó atrás para el ingreso de Mercado, quien solamente tuvo que empujar para marcar el 1-0 y destrabar el partido.
 


Messi probó con otra pelota parada a los 26’ cuando exigió a Lampe, que tapó con una espectacular volada, tres minutos más tarde Ronald Eguino derribó en el área a Banega y el venezolano Jesús Valenzuela marcó un discutido penal, del que se hizo cargo el capitán de la Argentina, y acomodó su remate arriba, al palo izquierdo del arquero, que nada pudo hacer para evitar la segunda caída de su valla. 
 
 
 Expiraba el primer tiempo y llegó una gran apilada de Messi, que arrancó en mitad de cancha, se sacó tres hombres de encima y tocó para Higuaín, pero el Pipa desvió su remate por el palo izquierdo, finalizando una primera mitad que tuvo como dato negativo la salida de Di María con un golpe en la rodilla derecha, reemplazado por Angel Correa. 
 
Más de lo mismo fue el segundo tiempo, porque Argentina dominaba todo y daba la impresión que el tercero estaba al caer. Solamente a los ocho minutos de esa segunda etapa tuvo trabajo el arquero Sergio Romero, cuando sacó exigido un tiro libre de Martín Smedberg, tras una falta que había cometido Mascherano cerrando ante un intento de ataque de Yasmani Duk. Los arranques de Messi en velocidad levantaban al público, que deliraba cada vez que el astro del Barcelona tomaba contacto con el balón, como lo hizo en una gran corrida que cerro con lo justo la defensa boliviana a los 17’ Apilada de Messi, la perdió sobre el final, en una buena acción, previa a otra buena gestión de Higuaín, que asistió a Biglia, pero el jugador de Lazio de Italia la tiró afuera. 
 
Entró en una meseta el partido pasando los 20’ porque Argentina dominaba todo y el elenco verde no hacía demasiado por lograr el descuento, teniendo solamente una segunda chance con un cabezazo de Duk que fue bien controlado por Romero. Los locales, aunque con menos énfasis que en el primer tiempo, siguieron buscando con el siempre incisivo Messi, que tuvo una buena chance a los 37 minutos con un tiro libre que sacó de manera espectacular Lampe, en lo que fue la última opción clara de gol de un encuentro.