Ovación
Domingo 01 de Mayo de 2016

Una clase de filosofía

Creado el 4 de julio de 1934, la entidad que lleva el nombre del célebre profesor y político santafesino, busca acaparar la atención de la familia mediante sus diferentes actividades.

La década del 30 marcó un antes y un después en la vida de Santa Fe, más que nada, por la iniciativa de los nuevos proyectos, la puesta en escena del ferrocarril y la aparición de las primeras construcciones importantes. Asimismo, época de plena inmigración en la Argentina, algo que también se vio en la capital de la provincia que, dependiendo el lugar, presentó a las nuevas raíces de españoles, italianos –en su mayoría–, holandeses y polacos.
Pero uno de los datos más relevantes tiene que ver con que fue una parte de la historia de la ciudad, donde muchos clubes comenzaron a levantar sus cimientos. Este es el caso del Deportivo, Cultural y Recreatico Atlético Escalante, que nació a través de la iniciativa de un grupo de personas que quisieron formar un espacio donde se pudiera jugar al fútbol formalmente y con total responsabilidad.
Fue así como, después de varias reuniones y de conseguir más gente para generar el contagio, se formó la primera comisión directiva, el 4 de julio de 1934. Lógicamente que las primeras citas se concretaban en un lugar que estaba en calle Larramendi, donde se levantó la primera cancha. Producto de la popularidad, les era imperioso conseguir un nuevo reducto, uno donde se pudieran crear otras cosas más; es así entonces como en 1940 se adquieren los terrenos de calle Facundo Zuviría al 5000 (su sede actual).  
Los mismos le pertenecían a la familia del profesor de filosofía del derecho y que era ministro de hacienda, llamado Wenceslao Escalante. Justamente la denominación de la institución fue producto de esta gente que proporcionó los terrenos, que por aquel entonces funcionaba como una gran quinta.
Aparecieron de las bochas, que se transformó en un gen, con un montón de adeptos que se hicieron populares por su talento. Las canchas eran un gran punto de encuentro, con multitudinarias convocatorias. 
Pero como todo, el interés en dicho deporte se fue perdiendo para darle lugar al básquet, con gloriosos equipos ya a partir de los 50, formando parte de la ASB (Asociación Santafesina). Esto fue posible gracias a la construcción de una cancha con los requerimientos necesarios y que, a la postre, contribuían a una mayor utilidad, ávida cuenta que se transformó también en epicentro de los tradiciones bailes de Carnaval y acontecimientos especiales.
En pocas palabras, era un ícono del barrio. Era la casa de grandes y chicos, en donde no se hacía diferencia alguna de condición y religión. Una entidad al servicio de todos.  El paso del tiempo poco a poco le fue asestando golpes que lo hizo tambalear un poco. Así fue como también el deporte de la Americana se dejó de practicar, para que otras disciplinas se presentaran, como el tenis criollo y el patín artístico. 
Paulatinamente la vorágine se fue apoderando de todo y, con ello, también a la atención, es por ello que siempre se trató de salvaguardar la identidad que le dio vida, es decir: inducir a la familia a pasar un buen momento en un lugar ideal y lleno de bondades. Es así como en la actualidad se trata de recuperar todo lo perdido con nuevos proyectos e ideas.
Cuenta hoy en día con un salón de usos múltiples del cual los socios pueden disponer para distintos eventos, como así también para el desarrollo de varias actividades socio-culturales. De esta manera se erige como en una opción más para los santafesinos, que siguen apostando por aquellos lugares que hicieron grande la ciudad y que, trabajando en silencio y a destajo, poco a poco, se van levantado.

Datos de interés:
Fundación: 4 de julio de 1934.
Dirección: Facundo Zuviría 5048.
Teléfono: (0342) 154-457769.
Horario de atención: Lunes a viernes de 18 a 20.30.
Actividades: Fútbol 5 (los alquileres se realizan de 18 a 23), gimnasia rítmica y zumba, y ritmo latinos. 
Salones de usos múltiples: Con capacidad para 150 personas.
Socios: 40.