Ovación
Martes 21 de Abril de 2015

Una dependencia exclusiva

Enrique Triverio, más allá de sus tres goles, volvió a demostrar que es clave en este equipo de Unión que cortó la racha en Quilmes 

Puede que algunos lo tomen como una casualidad pero no lo es. Después de resignar la racha como local ante Sarmiento de Junín, el propio Leonardo Carol Madelón lo admitió en conferencia de prensa.
El fútbol es un juego de equipo donde gana el que más goles convierte. Todos tienen su función dentro de la cancha pero cada orientador sabe cuáles son sus falencias y aciertos en base al nivel de futbolistas con los cuales trabaje. Y desde que llegó a Santa Fe, el delantero Enrique Triverio no hace otra cosa que justificar la decisión que tomaron los directivos junto a Madelón cuando armaron el plantel del ascenso.
Salto de calidad
Kike venía de ascender a Primera con Defensa y Justicia pero su rol fue secundario detrás de Juan Lucero, Brian Fernández y Claudio Guerra. Precisamente junto al artillero de Capitán Bermúdez eran los que venían desde el banco por el gran nivel de los titulares. En 15 partidos anotó dos goles (Banfield y Atlético Tucumán). Sabía que si le iba bien con el Tate sus posibilidades de tomar notoriedad aumentarían.
Y con el correr de los partidos se metió en la estructura del elenco rojiblanco. Muchas veces, en el arranque irregular de Unión, Triverio desperdició posibilidades de convertir aunque siempre dejó hasta la última gota de sudor para pelearse con los centrales adversarios, ir al choque, aguantar el balón, descender algunos metros y colaborar en la marca. Su tarea completa desató lo que pareció una novela muy veraniega con su pase a Ecuador. Pero las partes se sentaron a hablar, acordaron cumplir el vínculo que unía al ex-Defensa y Justicia con la entidad santafesina y se abrió el gran desafío de plasmar el gran último semestre de 2014 ni más ni menos que en la máxima categoría.
Es intocable
Triverio abrió la temporada con un gol frente a Huracán en el 15 de Abril. El Tate viajó a Matadores y luego de apilar a pura potencia a media defensa de Nueva Chicago, anotó el empate transitorio. Llegaba Lanús a Santa Fe y otra vez el delantero se hacía presente en la red adversaria. Luego tuvo un respiro hasta la 6ª fecha donde marcó frente a Aldosivi en Mar del Plata. Vino Vélez al 15 de Abril y aquella expulsión que lo privó de jugar contra Newell’s y Sarmiento. Casualidad o no, en esos dos encuentros el equipo de Madelón careció de poder ofensivo y no pudo convertir en ambos cotejos, más allá de las sendas caídas.
En su vuelta, en una semana especial donde prefirió mantenerse al margen por el rumor de un presunto interés de Racing, Triverio se encargó de ratificar que no puede faltar en este equipo. Pues potencia al resto y sus compañeros son otros y rinden de otra manera con él en el campo. 
La historia dirá que después de 14 años, un jugador de Unión en Primera anotó por triplicado. Casualmente Madelón era el conductor en 2001 cuando los rojiblancos golearon 4-1 a Talleres con hat-trick.
Números escalofriantes
En 28 partidos oficiales con la roja y blanca, Triverio llegó a los 15 gritos (0,53). Del total, 11 fueron anotados en condición de visitante y el resto en el 15 de Abril. Asimismo, cuando Kike se hizo presente en el arco rival, el Tatengue sumó 6 victorias, 5 empates y apenas una derrota (3-2 en la “B” Nacional contra Atlético Tucumán, su primer gol en Unión).