Ovación
Viernes 12 de Febrero de 2016

Unión calentó las redes para su primer festejo en casa

Con un doblete de Claudio Riaño y el restante de Ignacio Malcorra de tiro libre, el Rojiblanco sumó su primera victoria en el torneo al vencer este viernes por 3-0 a Temperley. De esta manera, manda por el momento en la Zona 2

En el estadio 15 de Abril, Unión superó este viernes por 3-0 a Temperley, con un doblete de Claudio Riaño y un golazo de tiro libre de Ignacio Malcorra, en el comienzo de la 2ª fecha del torneo de Primera División.
 
Después de la igualdad ante Defensa y Justicia en el debut, el Tatengue lidera la Zona 2. Por su parte, el Gasolero mantiene la unidad que le sacó a Boca en la presentación, donde se lució bastante mejor que ante el Rojiblanco.

Foto: Juan Manuel Baialardo - Uno Santa Fe
 
Tras un comienzo timorato de ambos en la tarde en el estadio 15 de Abril, Unión de a poco y, jugando mayormente por el sector izquierdo ocupado por Bruno Pittón e Ignacio Malcorra, comenzó a ganarle a Cristian Chimino y las espaldas de Martín Pérez Guedes. Desde el carril izquierdo y con la pelota al piso, más la movilidad de los delanteros Julio César Rodríguez y Claudio Riaño, el Tate fue el que siempre mostró más vocación ofensiva.
 
Pero entre idas y vueltas y, más allá de las intenciones, en 20 minutos se observó un cotejo trabado y con pocas situaciones claras de gol sobre los arcos de Nereo Fernández y Federico Crivelli. Aunque fue el Tatengue el que casi llega al primer gol, a los 8’, pero Claudio Riaño pifió el tiro de cara al golero visitante, en forma increíble cuando el guardameta visitante estaba prácticamente derrotado.
 
 
Después poco y nada en opciones de peligro de los locales, y menos de Temperley, de pobre tarea y cuya única chance la tuvo Ariel Cólzera en el minuto inicial, pero su tiro se fue desviado. 
 
A partir de los 25 minutos cambió el viento de juego favoreciendo a los Tatengues que, con dos chances bien claras de Riaño a los 28’, y sobre todo el cabezazo impecable de Julio Rodríguez, convirtieron en figura de la tarde al golero visitante. Pero como también pasa en la mayoría de los encuentros de Unión, Nereo Fernández tuvo su tapada vital y otra vez a Cólzera.
 
Aunque en ideas, estrategias y en actitud, fue el dueño de casa el que mereció abrir el marcador. Pero también hubo una realidad tras haber finalizado la primera mitad y es que el Rojiblanco no tuvo una buena tarde en cuanto a rendimiento colectivo y, mucho menos, por lo pobre que mostró Temperley, que seguramente se fue más conforme.
 
Así se fueron los primeros 45 minutos de un encuentro flojo en cuanto a volumen y que en situaciones de gol fue merecedor de más el Tate. Además, Matías Sánchez estuvo de regalo, porque tendría que haberse sido expulsado por doble falta, pero a la larga se fueron con resultado cerrado en una tarde noche calurosa.
 
Lo definió
El complemento comenzó movido, no solo porque el DT Iván Delfino dejó en el vestuario a Matías Sánchez –la sacó barata por una de las últimas jugadas del primer tiempo– ingresando en su lugar Gabriel Esparza. También, porque a los 2’ quedó una gran duda ante una posible falta a Villar dentro del área, cuando quedaba prácticamente de cara al arquero Crivelli. Pero el juez, de floja actuación, hizo caso omiso.
 
Pero lo distinto del segundo tiempo fue que, como sucedió en Florencio Varela la semana pasada, el dueño de casa arrancó decidido a copar la parada y tuvo su premio a los 13’, y otra vez con un cabezazo de Claudio Riaño que, luego de un córner perfecto de Malcorra, anticipó a su marcador, desvió la bocha y cantó gol en el 15 de Abril.
 
 
Lego de conseguir la apertura del marcador, el Tate se aplacó algunos minutos en forma preocupante e innecesaria, ya que el rival no estaba haciendo méritos como para igualarlo. Y cuando Leonardo Madelón empezaba a mover el banco llegó otro golazo de Riaño con otro testazo, a los 23’.
 
 
Igualmente la historia no terminó en el arco de Crivelli, porque como no podía ser de otra manera cuando hay un tiro libre cerca de la zona de riesgo el dueño de la pelota es Nacho Malcorra. Y los augurios no estuvieron lejos de la realidad, ya que la mandó a guardar a los 29’ para sentenciar el pleito con un contundente 3-0.
 
 
Con este resultado contundente y claro que logró  Unión ante un pálido Temperley y, después del tanto de Malcorra, ya no hubo más nada para analizar. Aunque también hubo una realidad y fue que, a pesar de lo holgado de la victoria, le costó llegar a conseguir esta alegría ante su publico. 
Claudio Cáplan / claudio.caplan@uno.com.ar / Ovación 
De todas maneras, el saldo termina siendo más que positivo, porque encontró en Riaño al goleador que necesitaba y se mostró efectivo en el área contraria, ya que marcó cinco goles en los dos primeros partidos, todos en el complemento. Una buena medida para esperar el choque de la semana que viene frente al siempre complicado Atlético Tucumán, en el Monumental José Fierro.