Ovación
Viernes 18 de Marzo de 2016

Unión: A cambiar el rumbo

El Tate llega al Clásico precedido de dos derrotas consecutivas y ante su eterno rival, Colón, tendrá  la oportunidad de marcar otro camino en el torneo

El presente futbolístico, y sobre todo desde los resultados, indica que por lo menos en la previa de este sábado el equipo que comanda Leonardo Carol Madelón no llega como “el candidato” para quedarse con el derby santafesino, aspecto distinto de cómo arribaron los planteles en el torneo pasado a este compromiso.
 
 
Porque los números hoy indican que el Tate llega con dos derrotas consecutivas, ante Racing y Boca, mientras que el elenco que comanda Darío Franco viene entonado por la contundente victoria que logró ante River. Tampoco hay que olvidarse que antes del cotejo ante el Millonario, el Sabalero venía con tres derrotas contundentes y con 11 goles en contra, es por eso que hoy más que nunca es importante destacar que, más allá de lo que puedan reflejar las matemáticas de las últimas fechas, en este tipo de partidos queda todo de lado y sí se ponen sobre el tapete las estrategias que implementen los entrenadores.
 
 
Y en esta ocasión, Madelón realizó algunos movimientos de fichas en su tablero individual que serán claves para que el encuentro se juegue según lo planeado. Esto quedó claro con la ratificación de la presencia de los mediocampistas Martín Rolle, Mauricio Martínez, Nelson Acevedo e Ignacio Malcorra… Prácticamente moviéndose con dos volantes internos y dos carrileros, la premisa de los Tatengues será quitarle rápidamente la pelota al dueño de casa y manejar el trámite del partido, sin dejar de lado cortar el circuito entre Víctor Figueroa, Pablo Ledesma y sobre todo anularlo a Alan Ruiz. 
 
 
Para que eso suceda, el sistema defensivo deberá estar por demás de aceitado en los movimientos y relevos y sobre todo concentrados al máximo, porque está claro que Colón tiene hombres que pueden desequilibrar por individualidad y el Tate podría lograr una supremacía de juego en lo colectivo, siempre y cuando los jugadores entiendan que en este tipo de encuentros tan intensos deberán imponer su concentración al máximo porque una falla puede ser fatal. Es por eso, que justo ante Colón, el Rojiblanco de Madelón tiene la gran oportunidad de cambiar el rumbo que no encontró en los últimos partidos.
Claudio Cáplan / claudio.caplan@uno.com.ar / Ovación