Santa Fe
Viernes 11 de Agosto de 2017

Pablo García, el argentino que dio la vuelta al mundo en bicicleta, pasa por Santa Fe

Emprendió el viaje en septiembre de 2001, y tras recorrer 167 mil kilómetros y conocer más de 100 países, en octubre llegará al Obelisco (Buenos Aires) para poner punto final a la travesía que inicio hace 16 años. Este sábado a las 18 estará en la estación Belgrano para compartir su experiencia con los santafesinos

En 80 días llega a su fin la "Vuelta al Mundo en Bicicleta" que emprendió hace 16 años Pablo García, el argentino que puso en marcha su sueño en 2001 y recorrió más de 100 países a puro pedal lo que suman unos 167 mil kilómetros. El próximo 29 de octubre llegará al Obelisco porteño y así dará por terminada su travesía, pero antes visitará Santa Fe para compartir su experiencia y promocionar el documental que creó con el recorrido y al que denominó "Pedaleando el Globo".

pablo garcia9.jpg

Este sábado a las 18 se podrá conocer a Pablo García en la cervecería ubicada en Bulevar Gálvez 1150, en la estación Belgrano. Allí brindará una charla abierta en la que compartirá relatos y anécdotas; y exhibirá el documental, un proyecto que se planteó con el objetivo de atravesar los cinco continentes tras recorrer más de 100 países y documentar las distintas culturas, sus formas y condiciones de vida, pero principalmente para demostrar que no hay sueños imposibles.

Fue producido en 2013, y muestra el inicio de su viaje en Brasil e imágenes inéditas de su recorrido a través de África, Europa, Medio Oriente, India, Tailandia, Tíbet, Australia y Norteamérica. Hoy tiene 43 años. Para saber más sobre él y su travesía se puede visitar en Facebook/Pedaleando el Globo por Pablo García o en pedaleandoelgloblo.com.

pablo garcia bolicia.jpg

El sueño en marcha
Según cuenta Pablo Gracía en www.pedalenadoelglobo.com, después de intentar estudiar dos carreras universitarias como Licenciatura en Relaciones Internacionales y Licenciatura en Sistemas, en 1993 partió para Brasil en "búsqueda de aventuras". Recorrió ese país por más de un año, hasta que decidió radicarse en Maceió, nordeste brasileño donde estuvo cuatro años. allí se formó en turismo, para luego montar su propia agencia junto a tres amigos.

Comenzaron a comercializar puntos turísticos todavía no frecuentados y la empresa empezó crecer. Más de 3.000 pasajeros por año contrataban los servicios y se empezaron a hacer fuertes con un barco, ómnibus, Van y autos de alquiler. Cuando tenían casi todo, optaron por seguir caminos separados, y a fines del 98 la idea de "La vuelta al mundo en bicicleta" comenzó a perturbar su imaginación.

pablo garcía argentina.jpg

El viaje inicio en Maceió en 1999. Recorrió casi 10.000 km para llegar a Buenos Aires, donde estuvo un año y medio organizando la travesía. Golpeó las puertas de cien empresas para buscar patrocinadores, sólo dos aceptaron. Sin desanimarse, con 3 mil dólares encima y una crisis económica detrás, partió con un recorrido programado para dos años y medio.

La fecha de partida fue el 26 de septiembre de 2001 hacia Ciudad del Cabo, en Sudáfrica y pasaron 27 meses hasta llegar al Cairo, Egipto, de donde voló a España. En Europa estuvo más de 2 años y medio en los que recorrió 30 países. También visitó el norte de África.

pablo garcía 2010 tailandia.jpg

Luego fue para el Cercano Oriente, donde pasó un año, y de allí volvió a Europa para recorrer los Balcanes. Regresó a Turquía y siguió hacia Irán, el Golfo Pérsico, Pakistán, India, Nepal y otra vez India de donde voló al Sudeste Asiático, para luego seguir con China, Japón, Corea, China otra vez, Mongolia, China una vez más, el Tíbet y otra vez el Sudeste Asiático. Luego Indonesia y Timor del Este. Pasó más de 4 años en Asia.

Después voló a Australia, Nueva Zelanda, Samoa, Hawai y de allí a California, y una vez que llegó el fin de la primavera voló hacia Alaska, de donde bajó hasta la ciudad de México. Queriendo conocer la costa este de Norteamérica, y también para evitar la época de lluvia en Centroamérica, voló a Toronto, Canadá y pedaleó hasta Miami, de donde regresó en avión a México y siguió por Centroamérica hasta Panamá para volar a Colombia.

pablo garcia 6.jpg

En época seca voló a las Antillas y visitó las islas de Curazao, Trinidad, Grenada, Saint Vincent and the Grenadines, Barbados, Santa Lucia, Martinica, Dominica,Puerto Rico, República Dominicana, Haití y Cuba. Luego regresó a Colombia, siguió hacia Ecuador, norte de Perú, y por el Amazonas bajó hasta Belém. Tras recorrer el nordeste brasilero, atravesó Bahía, Goias y MS, la segunda parte de Brasil.

Luego recorrió Bolivia y finalmente el 17 de octubre del 2016 entró a la Argentina, con destino a Ushuaia, con cruces hacia Chile. Luego siguió hacia el resto de las provincias argentinas porque pretende recorrer el país entero antes de llegar a Buenos Aires en octubre.

pablo garcía 4.jpg

Su fiel compañera: la bici
La primera bicicleta fue una Mountain bike que compró en Maceió y con la que pedaleó 10.000 km de regreso a Buenos Aires, "sin alforjas y apenas con una mochila que se me caía todo el tiempo y con una carpa de verano que cada vez que llovía entraba el agua. Mi bolsa de dormir no abrigaba nada", relató. En esa época no llevaba computadora, ni cámara de video y si apenas una cámara de fotos. No llevaba herramientas, ni repuestos, ni tenía una cocina para prepararse comida. "Lo único que llevaba era una pila de ilusiones y todas las ganas de descubrir el mundo", agregó Pablo García.

La segunda fue donada por la gente de Dal Santo de Argentina. Su nombre comercial es Halley, con un cuadro importado y un equipo Shimano Alivio. Con esta bicicleta pedaleó Argentina, todo África y todo Europa. Pero ya en Italia, camino a Medio Oriente la rosca del cuadro comenzó a ceder; señal que hay que cambiar la bicicleta. Así y todo lo llevó durante 5 años a través de 50.000 km, con más de 40 kg de equipaje.

pablo garcía 3.jpg

En Israel le regalaron la bicicleta que tiene hoy y con la cual piensa terminar la travesía. Tiene 27 cambios, con un equipo Shimano Deore. Tiene suspensión delantera, asiento de gel y los mismos portaequipajes del rodado anterior, adaptados a ésta, por un artesano israelí. El peso es de 23 kilos, en los que cuenta todos sus accesorios, como las tres cadenas y su candado para su seguridad, accesorios del manubrio, los portaequipajes y hasta unos cuantos tornillos de todo tipo y tamaño por surge algún problema. También tres garrafas térmicas para el agua.

Como equipaje lleva otros 55 kilos, entre ellos la carpa, bolsa de dormir, un aislante, unas pocas herramientas, tres cámaras de aire de repuesto y un inflador de pie. Entre la ropa tiene una chaqueta para el frío, una para la lluvia y una para el viento. Una polera y tres pantalones largos: uno deportivo, uno impermeable y uno que le permita ir a donde sea mejor vestido. Una camisa y varias remeras, (para pedalear y para vestir). También cuatro bermudas, un short de baño y ropa interior. Dos calzas cortas de ciclista, una calza larga y un par de zapatillas, un par de sandalias y uno de chinelas. También una mochila.

pablo gacia.jpg

Lleva una laptop, una cámara de video, trípode, dos cámaras de fotos y un total de siete baterías con sus tres cargadores y sus respectivos cables. También momentáneamente dos discos duros y varios CD y DVD con diferentes programas para la computadora; una carpeta de prensa para visitar posibles sponsors, un book con unas pocas fotos de África y una pila de folletos que sirven para presentar el proyecto. Además su diario de viaje, en el que escribe periódicamente, un pequeño grabador para entrevistas, un par de libros y varios mapas.

pablo garcia 1.jpg

Por último tiene una pequeña hornalla a gasolina, con un diminuto juego de ollas, platos y un juego de cubiertos. Y a todo esto le suma los elementos de higiene, algún medicamento para emergencia, una pequeña linterna, un mosquitero, un repelente y su cuchillo africano para "defensa personal".