pais
Sábado 26 de Diciembre de 2015

Dos víctimas fatales y 20 mil evacuados por las crecidas en el Litoral argentino

La zona más afectada sigue siendo Concordia, con 11 mil personas que dejaron sus hogares.

Las inundaciones en Entre Ríos, Santa Fe, Corrientes, Misiones, Chaco y Formosa por las crecidas de los ríos Paraná, Uruguay y Paraguay ya generaron unos 20 mil evacuados y dos muertos. En la costa del este entrerriano la situación más dramática se vive en Concordia, donde hay más de 10 mil evacuados y estiman que esta cifra se elevaría al doble en las próximas horas. En tanto, en la capital santafesina, donde el río creció 20 centímetros en 48 horas, se contabilizaban ayer 82 damnificados y mientras aquí el pico de la crecida se espera para el 28 de diciembre, en Rosario se estima que llegará el 2 de enero.

El gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, advirtió que es probable que el río Uruguay siga creciendo hasta el domingo, de allí que se estima que la cantidad de evacuados en Concordia se eleve al menos al doble. La mitad de los 10 mil inundados fueron trasladados a centros de evacuación, mientras que el resto se guarecieron en casas de familiares o amigos. "Esto es algo inédito en los últimos 50 años", manifestó el mandatario provincial y rescató que si bien la situación en esta ciudad "es complicada", el panorama "tiende a mejorar" temporalmente por "el respiro" que generó el clima en las últimas horas ante el cese de lluvias.

El gobernador entrerriano destacó "el trabajo entre el gobierno nacional, provincial y el municipal que ha sido muy coordinado". Del primero, "recibimos apoyo logístico, que es lo que más se requiere en este momento. Camiones potabilizadores y también sanitarios, personas que vengan y estén coordinando el trabajo", remarcó el funcionario.

En este sentido, la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti ,anunció que "vamos a acompañarlos desde todo punto de vista porque creemos que cada situación de emergencia tiene que ser enfrentada con recursos municipales, provinciales y nacionales. Queremos que sepan que ante este dolor no van a estar solos, y cuando el agua se retire será el momento de ver cómo fortalecer las defensas y qué obras hacer", afirmó en el marco de una reunión del Comité de Emergencia que se realizó en Concordia.

"Tomamos la decisión de movilizar al Ejército, Prefectura y próximamente Gendarmería, que están trabajando y colaborando en la evacuación de la gente y en forma preventiva. El ministerio de Desarrollo Social también está trabajando y estamos evaluando además la posibilidad de otorgar una ayuda económica para el municipio en este momento tan delicado", señaló el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio.

El peor saldo
Las postales de la Capital del Citrus son dramáticas y la cabal dimensión del desastre se puede advertir en las tomas aéreas, que reflejan cómo el agua va ingresando y tomando calles y edificios. Hasta ahora el peor saldo de esta situación fue la muerte de un hombre que hasta ayer no había sido identificado, que se ahogó tras sumergirse en las inmediaciones de Roque Sáenz Peña, entre Bolivia y Lamadrid, zona que hoy está completamente inundada.

El hecho ocurrió pasadas las 17 del jueves, cuando el hombre caminaba por la zona y en un momento determinado desapareció de la superficie. De inmediato fue rescatado y asistido por un vecino y guardavidas que le realizaron tareas de reanimación, y se lo trasladó al Sanatorio Concordia donde falleció minutos más tarde. Hasta ayer se desconocía la identidad de la víctima, que según los vecinos al momento del hecho deambulaba por el barrio con signos de estar alcoholizado.

El otro fallecido a raíz de las inundaciones es Lucas Flores, un chico de 13 años que se electrocutó al tocar un cable de alta tensión en el barrio San José, en Corrientes. El hecho ocurrió anteayer, cuando el menor y su madre estaban de visita en la casa de parientes y salieron a ver las consecuencias de un fuerte temporal que se había desatado momentos antes. El golpe eléctrico fue casi fulminante y la víctima murió instantes después en un hospital pediátrico.

Más damnificados
Después de Concordia, otras localidades entrerrianas sumamente complicadas por el avance del río Uruguay son Colón, que contabilizaba ayer unos mil evacuados, y Concepción del Uruguay, donde había unos 300 vecinos que también debieron abandonar sus hogares por el avance de las aguas.

Otra localidad sumida en una difícil situación es la termal Federación, en el noreste entrerriano, que resiste para no convertirse en una isla porque la inundación rodeó y mantiene a la ciudad casi aislada. La ciudad está construida a cota 39, pero "nos preocupa que el lago (Salto Grande) va a llegar a 37,70 metros, y eso nos va a ocasionar daños", comentó el intendente Carlos Cecco. De todas maneras, "tenemos controlada la situación y estamos trabajando en los accesos para que no se corte el ingreso al área industrial", agregó el jefe comunal.

En Santa Fe
“Tenemos más de 200 personas evacuadas tanto en Las Toscas como en el barrio Puerto de Reconquista y San Javier, que son las localidades afectadas no sólo por la crecida del río Paraná sino también por las intensas y copiosas lluvias de las últimas 24 horas”, confirmó el secretario de Protección Civil de la provincia, Marcos Escajadillo.

En Reconquista, al menos 15 familias debieron ser evacuadas y la crecida del Paraná alcanzó los 6 metros de altura, 70 centímetros por encima del nivel de evacuación. La cantidad de personas afectadas en el puerto de Reconquista, donde habitan unas 3 mil personas, era incierta ya que a éstas deben sumarse los autoevacuados en casas de familiares. Los evacuados fueron albergados provisoriamente en la capilla y en la escuela vieja situadas en el ingreso al barrio, pero la capacidad de esos lugares es limitada.

En la capital provincial, el río Paraná alcanzó antes de la Nochebuena los niveles de alerta marcando ayer frente al puerto 5,45 metros de altura según registros de Prefectura Naval Argentina, y ayer el nùmero de evacuados superaba las ochenta personas. En tanto el río Salado en la vecina localidad de Recreo alcanzó un registro de 3,33 metros y en Santo Tomé 5,25 metros, a las 7 de ayer.

Mientras el intendente José Corral recorrió la zona de Alto Verde junto a funcionarios técnicos se informó desde el Palacio de calle Salta que se continúa realizando el monitoreo diario del estado de los terraplenes de defensa en los distintos sectores de la ciudad y el trabajo de recomposición, alteo de caminos y relleno de cárcavas, en especial en la zona de la costa. Hasta ayer, se encontraban evacuadas 23 familias: 82 personas (56 mayores y 26 menores) que están ubicadas en las viviendas de emergencia instaladas en el camino de ingreso a la Vuelta del Paraguayo junto a la ONG “Techo”, y en los módulos instalados en Colastiné Sur. En esos lugares se brinda asistencia social y sanitaria, con atención médica para atender casos especiales, y cada sector cuenta con vigilancia permanente para garantizar seguridad.

También en ambos barrios el municipio continúa con la construcción de módulos para albergar a las familias que necesiten evacuarse, en los terrenos dispuestos tanto en la Vuelta del Paraguayo como en Colastiné Sur. Sigue inhabilitado el camino a la Boca en Alto Verde, y se puso a disposición de los vecinos un colectivo para traslados internos.  
Precaución
A la población se recomendó precaución al transitar por la zona de la costa, ante la presencia de camalotes y alimañas. Además, se reitera que está prohibido circular vehículos por sobre los terraplenes de defensa, así como extraer arena, piedra o tierra de los terraplenes. Tampoco está permitido arrojar basura en los canales o en las defensas ni la quema de pasturas o ramas. Asimismo se recomienda a los navegantes atender las indicaciones de Prefectura y tener especial precaución en la zona de islas.

Mientras en Santa Fe se espera el pico de la creciente para el 28 de diciembre, en Rosario se estima que el Paraná superará el nivel de alerta el 2 de enero, con 5,19 metros, afectando a la zona sur de la ciudad. De todas maneras, “esto dependerá del nivel de lluvias, que es muy variable”, advirtió Escajadillo.

“En estos momentos, en el puerto de Rosario tenemos un nivel de 4,55 metros de agua, y el nivel de alerta es de 5 metros, siempre la zona sur es la más afectada pero Defensa Civil de la ciudad nos informa que ya se está trabajando y se activaron los protocolos de contingencia”, abundó el funcionario.

Ayer, en la Cuna de la Bandera, las playas de la Rambla Catalunya y la Florida estaban desbordadas de bañistas no sólo por su cantidad, sino por el cada vez escaso margen de arena.