pais
Sábado 02 de Abril de 2016

El exfuncionario Ricardo Jaime se presentó en la sede la Policía Federal de Córdoba

Llegó en taxi. Lo hizo para notificarse de la orden de detención que firmó esta mañana el juez federal Julián Ercolini, quien lo investiga por corrupción en la compra de material ferroviario.

Ricardo Jaime, el ex funcionario kirchnerista que cuenta con tres condenas en su contra, se presentó hoy en una sede de la Policía Federal del barrio Nueva Córdoba para notificarse de la orden de arresto emanada por el juez federal Julián Ercolini.
Jaime llegó en taxi a la comisaría ubicada en la calle Hipólito Yrigoyen del barrio Nueva Córdoba, en la capital de esa provincia.
Antes de entregarse en la sede cordobesa de la Policía Federal, el exsecretario de Transporte Ricardo Jaime consideró hoy “innecesario” que el juez Julián Ercolini haya ordenado su detención, al tiempo que resaltó que “siempre” se va “a poner a disposición de la Justicia”.
“Me parece innecesario una orden un sábado, cuando yo tenía una citación para el martes. Todos saben que el martes tenía que presentarme ante el juzgado junto a mi hija (Julieta), que tiene que justificar una moto de agua”, sostuvo Jaime.
Tras ser informado sobre la decisión del magistrado federal, el exsecretario de Transporte se trasladó en taxi hasta la sede de la Policía Federal en la Ciudad de Córdoba.
En diálogo con América 24, Jaime manifestó que “los abogados verán si la medida que se tomó es correcta”, ya que evitó hacer juicios de valor sobre la decisión del magistrado: “No voy a cuestionar la medida. No quiero calificar a nadie”.
Asimismo, indicó que está averiguando en qué lugar debe entregarse para ser puesto bajo custodia en calidad de “incomunicado”, según lo dispuso Ercolini.
“Tengo el pasaje sacado para mañana a la noche en una línea de colectivo. Pero por supuesto que me voy a poner a disposición de la Justicia: No tiene sentido hacer un dispendio de movilización de efectivos”, subrayó, ante lo cual agregó: “Si quieren hacer el traslado, lo decidirán ellos”.
Consultado sobre la posibilidad de quedar detenido hasta que se termine con la causa por la compra de trenes a España y Portugal, Jaime manifestó: “No es que tenga miedo, pero me parece que no tiene sentido. Me voy a poner, como siempre lo he hecho, a disposición de la Justicia. Nunca he evitado que la Justicia tome las medidas que tiene que tomar”.
Respecto a esa adquisición de material rodante a los países ibéricos, el exsecretario de Transporte afirmó que se trató de “una compra que se hizo en el marco de una decisión que hizo el Estado nacional con el español”.
“Las decisiones no las tomo en carácter personal. Fue un convenio de país a país. En vez de acordar que se arreglaran en España, se acordó que se haga en la Argentina para generar mano de obra”, añadió.
Además, se refirió a su condena a seis años de prisión en la causa por la Tragedia de Once y a la posibilidad de que el fallo quede firme: “No me preparo para algo cuando tengo la plena convicción de que no he cometido ningún delito. Pero eso lo determinará la Justicia”.