pais
Lunes 11 de Enero de 2016

La tierna historia de la ciervita que recuperó la libertad

Liberaron en una isla del Delta a Yasí, una ciervita separada a los dos meses de su madre por las inundaciones.

Un ciervo de los pantanos hembra de seis meses hallada en agosto último en pésimo estado de salud debido a las inundaciones fue liberado este lunes a la mañana en el Bajo Delta del Paraná, tras un periodo de rehabilitación en el Centro de Recuperación de Especies (CRET) de la Fundación Temaikén.
Yasí, como la llamaron estudiantes de escuelas de la zona, fue hallada en agosto último en el barrio naútico Cube del partido de Escobar luego de que las fuertes inundaciones en el Delta del Paraná y especialmente en el río Luján la separaron de su madre y entorno natural, cuando contaba con dos meses de vida.
Tras cuatro meses de cuidado en la Fundación Temaikén, miembros del comité Ciervo de los Pantanos abrieron el corral de presuelta que la había protegido durante el último mes y donde terminó con la etapa de rehabituación en un ambiente natural. El trabajo de rehabilitación quedó enmarcado en la misión del comité científico-técnico de conservar esta especie en riesgo siguiendo el protocolo de acción rápida, por lo que apenas Yasí ingreso al Hospital Veterinario se le realizó un chequeo general.
El Estado provincial, instituciones privadas y Parques Nacionales ejecutan una tarea conjunta apoyada "en cinco patas grandes como investigación, educación, control, vigilancia y monitoreo de esta especie en peligro", indicó a la agencia Télam Mauro Zagel, del Organismo para el Desarrollo Sustentable (OPDS) bonaerense y guardaparques a cargo de varias áreas en el Delta.
Zagel dijo que "si bien el último censo -que se hizo hace diez años- determinó que hay alrededor de 500 ejemplares, hoy es cada vez es mas frecuente la observación de ciervos, lo que estaría indicando que se incrementó la población".
"Los machos más antiguos que hemos visto son de 20 a 25 años, lo sabemos por los cuernos; pero también se ven muchos ciervos jóvenes, lo que indica que se ha elevado la tasa de reproducción y eso es bueno para la especie", explicó.
Para liberarla con éxito, cuidadores de Temaikén prepararon primero un ambiente similar al Delta en el CRET, donde Yasí pudo desarrollar comportamientos silvestres propios de la especie, como esconderse detrás de grandes arbustos o alimentarse de algunas plantas sin el contacto con seres humanos.
"Estamos culminando un proceso que comenzó con el rescate de una ciervita de los pantanos que como era un animal muy chiquitito hubo que tener especial cuidado con el tema de la alimentación y hacer una dieta especial para poder suministrarle todo lo necesario, ya que no tenía a su mamá para seguir lactando", explicó a Télam la bióloga Paula González Ciccia, que coordina el Programa de Especies Amenazadas de la fundación.
Hace un mes le dieron el alta veterinario y mientras se construyó un corral en un predio de la empresa Arauco Argentina, en la IV sección de las islas de Campana, a donde la llevaron para que se adapte a un ambiente "bastante similar al que va a vivir, para que se pueda hacer toda una dieta natural y se vaya habituando al lugar donde se va a quedar", explicó.
Antes de dejarla en el corral de presuelta del predio El Oasis de Arauco -IV sección de Islas de Campana- le colocaron un transmisor VHF para poder seguir sus movimientos. Allí se suministraron ramas, cachalotes y forrajes del lugar que se sumaron a la porción de frutas y verduras con las que se alimentaba en la Fundación, hasta que fue dejando de lado la dieta para consumir plantas naturales del lugar.
"Comprobamos que los daños que causan los ciervos son mínimos y queremos seguir manteniéndolos, porque el daño hacía la plantación no es relevante", afirmó Roberto Landó, ingeniero agrónomo encargado de Sistematización y Áreas Naturales en Arauco. Además, dijo, apuntan a "la ''producción amigable'', cumpliendo con los estándares FSC, donde el 10 por ciento del total de superficie deben ser áreas protegidas de conservación", indicó.
El Comité de Ciervo de los Pantanos está constituido por entidades públicas y privadas que trabajan por la conservación de la especie, liderado por el OPDS -que reúne a especialistas del INTA, Conicet, Temaikén, Asociación para la Conservación y Estudio de la Naturaleza, las reservas naturales Otamendi (APN), y de la Biósfera Delta del Paraná (MAB-Unesco) y Arauco Argentina.