pais
Lunes 09 de Mayo de 2016

Sacerdote prohibe usar jeans o calzas a mujeres y niñas: "Abajo de la sotana hay un hombre"

Asegura que son "ropas provocativas" y por ello impidió que un grupo de niñas de 10 años asistieran a catequesis. También denuncian que el Padre Carlos les dice a las mujeres que concurren a la iglesia que "debajo de la sotana hay un hombre".

La tranquila localidad de Lima en el partido bonaerense de Zárate se encuentra envuelta en una polémica que se originó en el lugar menos pensado: la parroquia San Isidro Labrador. Fue después de que el párroco  Carlos Scarlata prohibió a las mujeres de cualquier edad, incluso nenas, asistir a la iglesia con jeans o calzas. 
La noticia trascendió cuando los mismos fieles contaron que el sacerdote les advirtió a las nenas de 9 y 10 años del curso de catequesis asistir a las clases con esa vestimenta. Luego se conoció que había realizado comentarios similares durante las ceremonias religiosas a mujeres de distintas edades. Incluso el medio local Zárate Alerta difundió la imagen de un afiche colocado dentro de la iglesia que especifica la "ropa no permitida" en el templo: minifaldas. transparencias, musculosas, "puperas", shorts, pantalones ajustados e incluso ojotas. El mismo cartel aclara a modo de orientación "la vestimenta cristiana femenina": "ropa suelta, sin escote, con mangas y la falda debajo de la rodilla". Un cartel letrero parecido establece que los varones tampoco pueden entrar con gorros, ojotas, musculosas o pantalones cortos.


"Con los años algunas cosas cambian... ¡Creo que debería estar agradecido que la gente siga asistiendo como sea! Son épocas donde la Iglesia Católica está en caída. De todos modos hay que ser criterioso a la hora de estar en un lugar sagrado. Recordarlo está muy bien, prohibir es otra cosa", asegura en un post de Facebook que recoge la polémica Mirian Marinich. "El no es dueño de la verdad. No bautiza a hijos de madres solteras o de padres separados. Ve a las nenas de 10 años como provocativas. Hace que la gente se aleje de la iglesia", agrega en el mismo sentido Flor González. Pero otros fieles, como María Rosa Olmos están de acuerdo con la medida: "A mí me parece bien. Van a la iglesia y no a un boliche",  
El cura Carlos Scarlata nació en Mendoza y llegó a Lima para asumir como párroco en la fiesta de San Isidro Labrador de mayo de 2015. Venía de la parroquia Santa Teresita de la localidad de Berisso, en la misma diócesis de Zárate-Campana.“Necesitaré del apoyo de los fieles en esta nueva misión porque la parroquia la hacemos entre todos", dijo en ese momento. Ahora algunos de sus fieles iniciaron una campaña de firmas para pedirle al obispo Pedro Laxague que lo traslade a otra zona o, al menos, le pida que flexibilice los criterios de ingreso a la "casa de Dios".