pais
Sábado 20 de Febrero de 2016

Se mató un sobrino del dueño de la empresa Ledesma

Martín Blaquier fue hallado con huellas de un escopetazo en la cabeza en una habitación del hotel Sheraton de Pilar. Dejó tres notas

El empresario Martín Blaquier, integrante de la familia dueña del ingenio Ledesma y amigo del presidente Mauricio Macri, fue hallado muerto de un escopetazo en la cabeza en una habitación del hotel Sheraton de Pilar, informaron ayer fuentes policiales y judiciales. Los investigadores están convencidos de que se trató de un suicidio

El cadáver de Blaquier (57), sobrino de Carlos Blaquier, el dueño de la empresa azucarera Ledesma, fue encontrado alrededor de las 20 del jueves en el hotel ubicado a la altura del kilómetro 49,500 del ramal Pilar de la Autopista Panamericana.

La causa es investigada por el fiscal Leonardo Loiterstein, quien la caratuló de forma provisoria como "suicidio", según confiaron ayer a la tarde a Télam fuentes judiciales

El empresario fue encontrado tendido en el piso de la habitación número 155 con un disparo en la boca y una escopeta semiautomática calibre 12 marca Benelli junto a su cadáver.

"Parece un suicidio claro, pero vamos a investigar a fondo. Por lo que vimos en el lugar del hecho, se sentó en una silla y se pegó el tiro en la boca", dijo un jefe policial que interviene en la pesquisa.

La autopsia realizada ayer reveló que el empresario murió producto de un único disparo de escopeta con trayectoria de abajo hacia arriba, que le ingresó por la boca y le salió por el cráneo, destrozando la masa encefálica.

Una fuente judicial reveló que "ya está chequeado por el sistema electrónico de apertura de las puertas que nadie más que Blaquier entró a esa habitación y que nadie salió de ella".

El fiscal Loiterstein ya cuenta con los registros electrónicos que revelan que la puerta de la habitación 155 se abrió el jueves con la tarjeta magnética que tenía Blaquier "a las 4.39 pm" y que "no volvió a abrirse hasta el hallazgo del cadáver", reveló el vocero judicial consultado.

Además, el fiscal analizaba el contenido de tres notas manuscritas que Blaquier dejó en el cuarto dirigidas a tres familiares.

"Si bien en ninguna explica los motivos del presunto suicidio, en una de ellas le pide perdón a su mujer y en otra le pide perdón al primo que le prestó la escopeta con la falsa excusa de que se iba a ir a cazar", dijo la fuente judicial.

El hallazgo se produjo cuando otro primo —que no es quien habría aportado la escopeta—, llegó preocupado al hotel luego de recibir un mensaje de Whatsapp del propio Blaquier, en el que le decía "cuidala a Josefina" —nombre de la esposa de la víctima—, y "estoy en Sheraton".

"Llamaron desde la conserjería y Blaquier no atendía. Subieron a la habitación con personal de seguridad y el familiar y tampoco contestaba, por lo que decidieron abrir la puerta y se encontraron con el cadáver", dijo una de las fuentes consultadas.

Loiterstein ya pidió una copia de los videos de las cámaras del hotel que captaron a Blaquier "siempre solo, sin ninguna compañía", según contó un investigador.