pais
Domingo 03 de Enero de 2016

Uno de los policías baleados continúa en "estado crítico"

Se trata del agente de 22 años que tiene asistencia respiratoria. La oficial herida en las piernas "evoluciona bien". Los médicos son optimistas.

Los policías baleados por los prófugos condenados por el Triple Crimen de General Rodríguez, los hermanos Christian y Martín Lanatta, y Víctor Schillaci, evolucionan "favorablemente" aunque el parte médico indicó que el agente Fernando Pengsawath "sigue en estado crítico".

El subdirector de la Clínica Fitz Roy donde están internados los efectivos, Marcelo Schieber, informó ayer que los efectivos heridos por los prófugos del penal de General Alvear evolucionan "favorablemente". Sin embargo advirtió que Pengsawath "sigue en estado crítico", y precisó que el joven policía de 22 años presenta "una pequeña evolución favorable", ante lo cual manifestó que se puede ser "optimista" respecto de su estado de salud tras ser atacado a balazos en la localidad bonaerense de Ranchos.

"El paciente Fernando Pengsawath presenta una pequeña evolución favorable que nos hace ser muy optimistas, aunque sigue en estado crítico. Se hizo una revisión de la primera cirugía y sigue con asistencia respiratoria. Hay que ser muy pacientes", indicó Schieber.

"Cuando ingresó existían indicadores que no estaban correctos, y ahora dan bien", agregó esperanzado. En la semana se hicieron pruebas para despertarlo y entre el lunes y el martes los doctores analizarán la posibilidad de quitarle el respirador para observar cómo responde", añadió el médico.

En diálogo con la prensa, el subdirector de la Clínica Fitz Roy afirmó que el joven efectivo de 22 años "no está consciente, tiene asistencia respiratoria mecánica".

En tanto, el estado de salud de la también policía Lucrecia Yudati "evoluciona bien" y en las próximas horas evaluarán si puede salir de la terapia intensiva, sostuvo. "Evoluciona bien y nos quedan muchos meses por delante para reconstruir su miembro inferior. La reconstrucción ósea va a ser en varias partes", resaltó Schieber sobre la uniformada de 33 años que llegó con "heridas de arma de fuego en el pie izquierdo y en el tobillo derecho".

Asimismo, manifestó que Yudati "sabe absolutamente todo" y "tiene conocimiento de su estado", así como también contó que la mujer "sabe que su compañero está en estado crítico, pero tal vez no tenga toda la información".

Según dijo, la oficial está al tanto de todo lo ocurrido, se encuentra "anímicamente bien" aunque está "preocupada por su compañero". En los últimos días se le aplicó un tratamiento que consiste básicamente en enviar sangre a su miembro inferior con buenos resultados. Al ser consultado por la posibilidad de amputación del pie, Schieber aseguró que todavía es prematuro pensar en eso y que el caso se encuentra en un "estado de expectativa", ya que hay que observar su evolución.

Los efectivos policiales habían sido atacados en Ranchos en la madrugada del 31 de diciembre cuando intentaron registrar la camioneta 4x4 en la que viajaban los Lanatta y Schillaci, condenados por el Triple Crimen de General Rodríguez y que escaparon hace una semana del penal de máxima seguridad de General Alvear.

Los policías fueron heridos en la madrugada del 31 de diciembre cuando ordenaron detenerse a una camioneta Ford Ranger en un puesto vial de Ranchos e intentaron registrar al vehículo y sus ocupantes. Pero los prófugos se bajaron del vehículo y dispararon sin hesitar a los dos jóvenes agentes.