Unión
Viernes 18 de Noviembre de 2016

Para ganar, creer y crecer

El Tate recibirá a Temperley, en un cotejo muy especial para Juan Pablo Pumpido y para el que el equipo demuestre que puede seguir escalando en la tabla

Este sábado no será un encuentro más en el estadio 15 de Abril por varios aspectos. Será la primera vez que este plantel después de casi tres años de continuidad con Leonardo Madelón a la cabeza, entrará a su casa con DT nuevo y justamente el hombre que estará sentado en el banco de relevos será Juan Pablo Pumpido.

El joven técnico, que después del cotejo ante Sarmiento de Junín tomó las riendas del grupo interinamente ante Atlético Tucumán, pero 72 horas después del cotejo ante el Decano quedó como entrenador fijo, siendo una gran responsabilidad para los dirigentes, como así también para este entrenador que, más allá de llevar un apellido emblemático e histórico en Unión, es un joven profesional con la capacidad suficiente para afrontar la responsabilidad de ser el referente de este grupo de jugadores profesionales.

No será un cotejo más para Pumpido; Mazzoni y Donnet, porque son todos hombres de la casa y es por eso que la gente deberá tomar en cuenta que después de años se está ante la gran chance de dar pasos importantes en el fútbol de Primera y con gente de la Casa Rojiblanca, con trabajadores que también tienen el plus de ser hinchas Tatengues.

Embed

Y sin sacarle la responsabilidad que tiene este grupo de trabajo, todos deben ser conscientes que a veces es necesario darle tiempo para que una nueva etapa vaya tomando la forma deseada, y sobre todo porque la que pasó y finalizó con el alejamiento de Madelón es el modelo a seguir de ahora en adelante; es justo darle aire a este cuerpo técnico para que se amolde a su perfil de desempeño que pretenden para el esta mixtura de futbolistas experimentados y aquellos que no lo son tanto.

Que mejor manera de seguir formando su propio camino si desde el pitazo inicial que brinde este sábado ante Temperley, el árbitro Fernando Espinoza, se sienta el aliento de la gente que irá a la cancha para ver como sigue este nuevo ciclo deportivo, que desde lo matemático arrancó siendo alentador por el empate que se logró en Tucumán, pero que esta tarde deberán lograr esa victoria para que se haga valer aún más la igualdad lograda de visitante en el capítulo anterior.

Sin misterios
De esta manera, Juan Pablo Pumpido no mostró ninguna sorpresa en cuanto a su forma de jugar, porque tiene como objetivo principal lograr que su formación sea protagonista en campo ajeno. Sobre todo que logre una verticalidad en el juego que haga llegar con constante peligro a la zona contraria, fundamentado todo esto con un pensamiento también muy claro y que es el de lograr tener la pelota para luego golpear de lleno a la línea de cuatro contraria... y si Guido Vadalá logra con su velocidad y gambeta superar la idea del Gasolero será una de las cartas de juego válida para cumplir ese objetivo.
Sin dejar de lado, la meta que tendrán los mediocampistas que se abrirán por las puntas, siendo Diego Godoy otro que vuelve a la titularidad y que también tendrá la doble función de desbordar o de realizar diagonales para quedar en posición frontal al arquero Ibáñez e intentar complicarlo con remates de media distancia, o para habilitar al mismo Franco Soldano.
Embed

El goleador cordobés también deberá definir como lo realizó por ejemplo contra Sarmiento de Junín para aumentar las posibilidades de que los tres puntos queden en la Avenida; todo será una suma de condimentos que si se unen como pretende Pumpido, es muy factible que el Tate siga creciendo en varios aspectos como para terminar lo más arriba posible y con este grupo de trabajo que está dando sus primeros minutos en el fútbol grande.

Las cartas están puestas sobre la mesa de juego; el técnico, sus ayudantes y los dirigentes que sostienen este nuevo ciclo desde sus convicciones, saben que para poder caminar firmes en cada acción que tomen deberán ser avalados por el apoyo de todos como así también desde lo matemático. La realidad marca y no es nada nuevo, que las victorias cada fin de semana son las que fortalecen las estabilidades.

Comentarios