mundo
Viernes 05 de Febrero de 2016

Para la Naciones Unidas, Julian Assange sufre una “detención ilegal”

Lo dictaminó un panel del Consejo de Derechos Humanos en un fallo no vinculante. En Suecia y el Reino Unido siguen a la espera de arrestarlo por violación.

Un panel del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas consideró como una forma de “detención ilegal” la imposibilidad de abandonar la embajada de Ecuador en Londres del fundador de Wikileaks, Julian Assange. El dictamen se conocerá oficialmente recién hoy, pero ayer trascendió su contenido.
  Según los expertos de la ONU, el encierro al que se ve obligado Assange es “arbitrario y viola las convenciones internacionales”, explicó una portavoz del ministerio sueco de Exteriores. El gobierno sueco “toma nota” de que el grupo de trabajo de la ONU hizo una evaluación diferente a la de la Justicia sueca. Suecia reclama la extradición de Assange por delitos sexuales, incluida una violación.
  Previamente, la BBC había informado de que el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias se habría puesto “del lado de Assange”, un día antes de que en Ginebra publiquen el informe, que no es  vinculante. Críticos de la ONU señalan que el Consejo de Derechos Humanos es un organismo altamente politizado, del que forman parte Estados que violan sistemáticamente los derechos humanos, como China, Rusia, Arabia Saudita y Venezuela, de manera que sus dictámenes deben interpretarse con muchos reparos.
  Assange se refugió en junio de 2012 en la embajada de Ecuador, después de perder la batalla legal en Reino Unido contra su extradición a Suecia, que lo reclama por  violación. Salvo la acusación de violación, las otras ya han prescrito por el paso del tiempo. Assange habría violado a una colaboradora de su organización y abusado de otra. Ambas mujeres sostienen sus graves acusaciones y la Justicia sueca exige interrogar a Assange.
  El australiano siempre sostuvo que se encuentra sometido a una “detención arbitraria”, ya que no puede abandonar la embajada de Ecuador en Londres sin ser inmediatamente detenido para ser extraditado. En su contra pesa una orden de detención europea por la acusación de violación en Suecia. Además, el activista, que publicó documentos secretos de EEUU y  otros países en WikiLeaks, podría ser condenado a cadena perpetua en Estados Unidos.
  Analistas favorables a Assange sostuvieron de inmediato que el dictamen redobla la presión sobre la Justicia sueca para que “desista” de su intención de interrogar a Assange por por delitos sexuales, y sobre el gobierno británico para que “dé marcha atrás” con sus planes de detenerlo por haber violado su libertad bajo fianza cunando se refugió en la embajada.

Pretensiones fallidas. Frente a estas declaraciones y el adelanto del dictamen, la fiscalía sueca aseguró que la decisión del organismo de la ONU no afecta en lo más mínimo el caso, y la policía británica ratificó que detendrá a Assange si abandona la sede diplomática en Londres. Los partidarios de Assange convocaron a una conferencia de prensa para hoy en Londres, después de la difusión oficial del dictamen de la ONU. El fundador de WikiLeaks dijo vía Twitter que esperaba que las autoridades británicas “le devolvieran sus pasaportes y recuperar su libertad” para viajar en caso de que el veredicto le fuera favorable. “Si yo prevaleciera y se hallara que los actores estatales han actuado de manera ilegal, espero la devolución inmediata de mi pasaporte y el fin de nuevos intentos de arrestarme”, dijo Assange en antes de que Suecia diera a conocer el informe y su decisión de mantener todos los cargos contra él.
  Un abogado sueco del equipo de Assange dijo a diario británico The Guardian —uno de los cuatro editores de los informes de WikiLeaks—, que si el organismo de la ONU determina que la detención “es arbitraria, la única solución para la fiscalía sueca” sería su “inmediata liberación” y “abandonar el caso”. La respuesta negativa a estas pretensiones no tardó en llegar.
  Independientemente del panel de la ONU, la policía y las autoridades británicas siguen a la espera de detener a Assange y extraditarlo a Suecia. “Tenemos claro que Assange nunca sería detenido de forma arbitraria”, dijo el Ministerio del Exterior británico. “Más bien está evitando una detención legal al permanecer por decisión propia en la embajada ecuatoriana. “La acusación de violación y la orden detención europea siguen vigentes”, agregó el ministerio británico. Suecia insistió asimismo que la decisión de la ONU no tiene repercusión alguna sobre el proceso penal que tiene a Assange acusado de violación.

Comentarios