santafe
Martes 02 de Febrero de 2016

Pasaje de los Jubilados: ya con agua piden transporte y limpieza

  Los habitantes del lugar esperaron seis meses para que Assa interviniera el sistema de cañerías, que fue reemplazado en su totalidad. Ahora denuncian el cambio sorpresivo de la línea de transporte y el constante malestar que genera del basural lindero a Pasaje Liniers 

En su edición del 18 de enero, Diario UNO plasmaba la problemática que aquejaba a los vecinos que viven en el Pasaje de los Jubilados, ubicado en barrio Santa Rosa de Lima.
 
En esa oportunidad, las 75 viviendas que se encuentran ubicadas en el sector comprendido en Lisandro de la Torre al 4300, entre Estrada y las vías, desde hacía unos seis meses no tenían agua y padecían de serios inconvenientes con las cloacas.
 
 
En la mayoría de las viviendas, sus moradores son jubilados, por lo cual el hecho de no contar con un suministro adecuado generaba graves inconvenientes. Como consecuencia de la falta de presión se veían obligados a esperar hasta la noche para salir al patio y cargar una importante cantidad de recipientes con agua. “Tenía que poner una manguera porque en la parte de abajo del tanque salía agua y llenaba botellas”, relató Graciela Batic una de las vecinas que se cargó al hombro la tarea de movilizarse para solucionar el problema.
La ubicación del Pasaje:
 
Luego de seis meses y muchas gestiones, la espera terminó cuando hace más de quince días los trabajadores llegaron al complejo para llevar adelante las refacciones necesarias. En un principio las reacciones se dividieron entre aquellos que se alegraron por el hecho de volver a contar con el suministro de agua y los que se oponían porque debían romper una parte de las veredas y de las acequias instaladas en el medio del barrio para empezar con las tareas.
 
Tras llegar a un consenso, las labores empezaron y ahora quedan pocos días para culminar con los trabajos que comenzaron el viernes 22 de enero.
 
“Gracias a Dios ya están arreglando, a mí recién anoche me bajó el agua”, confirmó Graciela Batic, una de las vecinas que trabajó para que la problemática saliera a la luz. “Todo se solucionó cuando nos informaron que después se van a arreglar las veredas como estaban”, agregó la mujer, a quien no le importaba la parte estética con tal de contar con agua. 

Sorprendidos. Se mostraron los vecinos al llegar la cuadrilla / Foto: Mauricio Centurión - Uno Santa Fe
 
“Si va todo bien, mañana terminaremos con los trabajos”, afirmó Diego Servi, encargado de las obras que Assa realizó en el Pasaje de los Jubilados. En ese sentido, el capataz explicó que el problema se originó como consecuencia de la antigüedad de las conexiones, las cuales contaban con más de 40 años y además estaban tapadas. La presencia de sarro también era notoria en las viejas cañerías. Los trabajos que se realizaron se extendieron a lo largo de todo el sector. Las viejas instalaciones fueron reemplazadas por cañerías nuevas. Al ser consultado sobre la presión del suministro Servi aseguró que esta es la misma que se registra en toda la ciudad. “Hay poca pero acá de noche ahora les sube al tanque. Antes eso no pasaba”, aseguró el capataz. 
 
Más cuestiones a resolver
Sin embargo la lista de cuestiones a atender no se limita solo a la problemática del agua, ya que los vecinos que descubrieron la presencia del equipo periodístico en el lugar se acercaron para reclamar por la necesidad de contar un servicio de transporte acorde a sus necesidades y una limpieza adecuada en los alrededores. 
LEER MÁS: El transporte y un basural, también integran la lista
 
Es importante destacar que la población del complejo está conformada por adultos mayores, entre los cuales se cuentan muchos discapacitados. En ese sentido, Alicia Ortiz denunció que hace más de cuatro meses la Línea de transporte 18 dejó de pasar por la esquina de Lisandro de la Torre. Desde ese momento, se ven obligados a caminar unas seis cuadras para poder desplazarse hacia el centro. “Acá somos todos jubilados y pensionados, nos cuesta caminar hasta la parada del colectivo”, explicó Ortiz. En esa línea la mujer aseveró que el servicio desapareció repentinamente como consecuencia de un gran pozo que se forma en la intersección de Lisandro y Estrada.

Nelli y Marta Silva viven al final del pasaje desde hace más de quince años, en la vivienda número 12 la cual linda con el Pasaje Liniers. Al ser consultadas sobre el estado del basural que se ubica en la parte posterior del complejo no dudaron en manifestar su malestar. 

“Limpiaron el martes, pero esto en pocos días va a volver a ser lo mismo de siempre”, dijo Marta al mismo tiempo que agregó que en el lugar se pueden observar desde bolsas de basuras hasta animales muertos. No conforme con relatar esta situación, Marta completo el cuadro al señalar el estado de las malezas que lindan con la pared este del espacio, las cuales llegan a superar el metro de altura. 

Foto: Mauricio Centurión - Uno Santa Fe
 
Deuda histórica
En lo vinculado con el tema de la energía eléctrica Batic aseguró que si bien se registran bajones de tensión, se está trabajando para solucionarlo. 

Mientras los habitantes del pasaje esperan la instalación de los medidores comunitarios, ya que hay que recordar que desde la inundación en el 2003 y por cuestiones de seguridad los medidores de luz fueron retirados, motivo por el cual no cuentan con la tensión adecuada para un normal funcionamiento del servicio. “Llevaron todos los medidores y no tenían para reponer, desde la EPE dijeron que iban a colocar los comunitarios”, recordó Nelli al ser consultada sobre este tópico.

Foto: Mauricio Centurión - Uno Santa Fe
En ese sentido, hay que destacar que el concejal ingeniero Juan Cesoni, perteneciente al Partido Justicialista, tras informarse sobre estas problemáticas por medio de Diario UNO inició las gestiones para que el Estado provincial normalicela situación, que genera bajas de tensión. 
Romina Elizalde / relizalde@uno.com.ar / De la Redacción de UNO

Comentarios