santafe
Jueves 09 de Abril de 2015

Pegassano seguirá tras Vorobiof

La Cámara resolvió que el juez natural de la causa continúe al frente de la investigación contra el extitular del Ente Administrador del Puerto.  La defensa había cuestionado su imparcialidad.

La investigación contra el expresidente del Ente Administrador del Puerto de Santa Fe, Marcelo Vorobiof, volvió al escritorio del juez de instrucción penal Nº 1, Jorge Pegassano, quien está al frente de la causa desde que se inició el expediente. 
A principios de febrero su continuidad al frente de la investigación había sido puesta en dudas, cuando el abogado defensor de Vorobiof, Roberto Büsser pidió el apartamiento de Pegassano por considerar que carecía de la imparcialidad necesaria para dirigir la pesquisa. 
•LEER MÁS: Causa Puerto: la investigación contra Vorobiof quedó sin juez
El reclamo de Büsser hizo que el juez Pegassano decidiera apartarse de la causa y remitiera el expediente al juez de instrucción Darío Sánchez. Sin embargo, Sánchez, que está a cargo del juzgado de instrucción Nº 2, consideró que la causa debía seguir en manos del juez natural, y así el conflicto llegó a la Cámara de Apelaciones el 9 de marzo pasado. La disputa entre los magistrados de instrucción fue resuelta por el camarista Roberto Reyes, quien devolvió los expendiente al juzgado de Pegassano. 
Roberto  Büsser, el letrado que defiende a Marcelo Vorobiof, presentó el escrito con la recusación del juez de instrucción Nº 1 una semana después de que se conoció que la Cámara de Apelaciones, con un fallo firmado por Sebastián Creus, confirmó el procesamiento que Pegassano le había dictado a Vorobiof por “negociaciones incompatibles con la función pública” y “peculado”.  
En su escrito, Büsser consideró que la imparcialidad de Pegassano no estaba garantizada para los actos futuros y le pidió que se aparte “para garantizar el debido proceso”.  
En septiembre del año pasado, el juez Pegassano  procesó a Vorobiof por los delitos de negociaciones incompatibles con la función pública (artículo 265 del Código Penal) en dos hechos: la creación de la empresa Rumbo Portuario SRL, una entidad que el imputado fundó mientras era presidente del Ente Portuario y que era administrada por su yerno, Sergio Vázquez; y por favorecer en la adjudicación de obras a la empresa Casco Felipa, propiedad de su cuñado, Gustavo Simón Banchik. 
Además, dijo que esos delitos fueron realizados en concurso real con el delito de peculado (artículo 261 del Código Penal),por contratar a dos empresas Caro Engler y Mundo Construcciones para que realicen obras dentro del puerto y que significaron un perjuicio patrimonial al ente a su cargo.   

Comentarios