Espectáculos
Domingo 22 de Mayo de 2016

Peteco Carabajal íntimo, desde Roma: "El público santafesino siempre me abrió su corazón"

El gran maestro santiagueño hizo emocionar al numeroso público que lo recibió en Roma. Se presentó con su hijo Homero Carpena Carabajal y la cantora Anabella Zoch. Su gira europea llamaba Chakarera los lleva por las más importantes ciudades de Europa. 

El gran maestro santiagueño Peteco Carabajal junto a su hijo Homero Carpena Carabajal y la cantora Anabella Zoch hicieron emocionar al numeroso público que los recibió en Roma, con gran entusiasmo, y sorpresa (ya que en su gira europea no estaba previsto su paso por la capital italiana).
Con el gran proyecto artístico Chakarera que los está llevando por las más importantes ciudades de Europa. Gracias a la Embajada Argentina y al Centro Cultural Artemia (situado en Roma) el público italiano tuvo la posibilidad de disfrutar de semejante espectáculo.
No fue fácil lograr un encuentro con el maestro, en su brevísimo pasaje por Roma no estaban previstas entrevistas o conferencia de prensa, pero gracias a la ayuda de Paola Canepa, directora artística del evento, se logró la entrevista y poder conocer a este gran y humilde artista, y conversar sobre su paso por Roma. Peteco viene de un muy ejetreado tour europeo, hacía pocas horas estuvo tocando en Viena. 
- ¿Cómo vivió ese concierto Maestro?
- Fue un concierto hermoso, muy emocionante con la gente participando muchísimo, como vienen siendo todos los conciertos hasta ahora, hay muchos argentinos y amigos de aquí y se forma una linda energía.
¿Por qué Chakarera con la K?
“Chacarera porque es lo que nos identifica a los Santiagueños en el mundo y con la K respondiendo un poco al sonido quichua”, responde el maestro.
- No es la primera vez que se presenta en Roma, ya estuvo un par de veces. ¿Qué vivió de diferente esta vez?
- Esta vez tuvimos la suerte de recorrerla tarde, después de cenar ya cuando estaba la ciudad prácticamente desierta con una amiga argentina que vive hace muchos años en Roma y que trabajaba como guía turística y nos llevó por todos lados y nos hizo conocer muchos lugares. 
Peteco no se cansa, el mismo día del concierto siguió recorriendo Roma a pie, como cualquier turista. De un concierto a otro y de una ciudad a otra. "Lo que pasa es que voy a tener mucho tiempo para descansar cuando vuelva a casa”, respondió sonriendo.
- Peteco nació en Santiago pero vivó toda su vida e infancia en Buenos Aires. ¿Cómo lleva sus raíces santiagueñas tan intensamente en su vida?
-Se toma unos segundos para responder, tratando recordar y revivir su historia de emigrante. “Nosotros no hemos decidido ir a Buenos Aires, mis padres, como tantas miles de personas han venido en busca de mejoras de posibilidades laborales, en ese tiempo el destino era la Capital para cualquier provinciano, especialmente del nordoeste, salteños, tucumanos y jujeños que se sumaban en Rosario donde paraba el tren y algunos del Litoral y llegaban todos a la estaciòn Retiro. Fue en el año 54 cuando mi familia llegó a Buenos Aires, yo he nacido en el 56, entonces esos primeros tiempos desde mi nacimiento hasta los 8 podía pasar que nosotros estemos en Santiago con mis abuelos y mis viejos en Buenos Aires trabajando”, cuenta el maestro.
“Y cuando estabamos en mi casa en Buenos Aires, se vivía mucho el clima santiagueño. Además mi viejo estaba empeñado artísticamente en la chacarera como tantos otros, los hermanos Avalos, los hermanos Simón, los Toledo... una barra de santiagueños que han emigrado juntos y eso ha hecho que en mi se prenda muy fuerte esa conciencia de donde soy; y ahora por supuesto cuando salgo afuera siento y extraño Buenos Aires como mi hogar también, pero hay una conciencia muy fuerte que es con mi lugar de origen, Santiago del Estero”.
Faltan pocos minutos para el tan esperado concierto, Peteco ya se prepara para poder continuar con las pruebas de sonido.
-¿Tiene algún recuerdo particular de su paso por Santa Fe?
- En la ciudad tengo recuerdos en las çepocas que cantaba con los Carabajal, recuerdo que hacíamos dos festivales simultáneamente entre el de Guadalupe en Santa Fe y el de Paraná, el público santafesino nos tomaba como ídolos. Después también volví con los MPA (Músicos Populares Argentinos) en la universidad, recuerdo un público muy joven. Y después he vuelto como solista, puedo decir que el público santafesino me abrió siempre su corazón”. Además, Peteco nos cuenta con mucho orgullo, cuando Amsafé organizó todo un programa involucrando a escuelas primarias y secundarias de la provincia con su repertorio que fue estudiado y usado por los jóvenes, proyecto que justamente, lo había emocionado mucho.
El espectáculo recorrió la obra de Peteco con éxitos de la talla de "Borrando fronteras", "Como pájaros en el aire", "Canción del brujito", "La estrella azul" y "Perfume de carnaval", donde no faltaron nuevas canciones y con grande sorpresa, algún tango.  Hubo, además, artistas amigos que se sumaron al escenario: el joven bandoneonista rosarino Mariano Navone y el músico Javier Girotto.
El público argentino y romano que colmó el Teatro Parioli, vivieron momentos de gran emoción y alegría. No faltaron los menos tímidos que sin dudar, e invitados por el maestro, bailaron zambas y chacareras. De repente, ese gran teatro, se transformó en el “patio de casa,” como explicaba Peteco entre sus canciones.
Después de varios bis y saludos, Peteco prometió volver a Roma, el calor del público lo convenció. Además, alguien contó que esa noche romana, que Peteco y amigos pudieron recorrer, fue inmortalizada delante de la famosa Fontana de Trevi, y quizás si el maestro tiró su moneda para volver, esto lo sabremos solamente, el día que, Como pájaros en el aire, se vuelva a escuchar en alguna callecita de la Ciudad Eterna.
Desde Roma, Valeria Fornari / Especial para Diario UNO
 

Comentarios