Policiales
Miércoles 13 de Enero de 2016

Piden determinar quién tomó la foto de los exprofugos en Cayastá

El Defensor oficial pidió al fiscal de la causa que investigue quien fotografió a los hermanos Lanatta y a Schillaci 

El abogado defensor oficial que asistió a los tres exprófugos del penal de General Alvear en la localidad de Cayastá, Leandro Miró, presentó este miércoles en la Fiscalía Nº 1 del Ministerio Público de la Acusación, una denuncia para que se investigue la procedencia de la imagen que circuló de los tres evadidos al momento de su detención en la subcomisaría de Cayastá. La presentación judicial fue realizada al fiscal que lleva adelante la investigación sobre las tres causas de las cuales se encontrarían implicados los evadidos condenados por el triple crimen de General Rodríguez, Estanislao Giavedoni. 
 
“Él -Martín Lanatta- se negaba a que se le tome cualquier tipo de fotografía, lamentablemente el registro fotográfico se les realizó antes de que nosotros llegáramos y en ese intermedio se hicieron públicas”, dijo a Diario UNO, el funcionario del Servicio Público de la Defensa Penal de la provincia. Vale destacar, que una situación similar vivieron los otros dos detenidos, Cristian Lanatta y Víctor Schillaci, tras ser aprehendidos por el personal de la Tropa de Operaciones Especiales en el molino arrocero.
 
 
Miró reconoció que tanto las fuerzas de seguridad como la misma Fiscalía nunca se opusieron al desarrollo del trabajo de los abogados oficiales con los detenidos. Pero si hubo falencias en cuanto a la foto que se tomó de los tres detenidos “tanto de los aprehendidos como también de su familia mostraron su negativa a la foto tomada”, señaló el defensor. 
 
Consultado por cuáles fueron los fundamentos que llevaron a realizar dicha denuncia, Miró resaltó que todo se basa en la intimidad de las tres personas. “Si ellos hubieran prestado conformidad -con las fotos- no hubiera habido ningún inconveniente, pero a nosotros expresamente nos plantearon su negativa”, contó el abogado. “La foto fue sacada antes de que nosotros lleguemos al lugar”, agregó. 
 
 
Además, resaltó que no había necesidad de mostrar a la persona golpeada ya que podía hacer sufrir a la familia. “De hecho, en todas las aprehensiones que se dan tanto a nivel nacional como acá, en la mayoría de los casos se les tapa las caras”, destacó Miró. 

Comentarios