El país
Sábado 12 de Noviembre de 2016

Piden precisiones sobre la baja de impuestos a la tecnología importada

Entraría en vigencia en marzo. Según anunciaron funcionarios nacionales, la eliminación de aranceles de importación producirá una rebaja en tablets y notebooks del 50%. Afectará directamente a ensambladores nacionales

"Computadoras más baratas y mejores: en marzo vamos a eliminar el arancel del 35% a la importación de notebooks y tablets", tuiteó el 7 de noviembre el secretario de Comercio de la Nación. A continuación, en una catarata de mensajes en esa red social, Miguel Braun explicó que la medida que empezaría a regir a partir de marzo, apunta a achicar la brecha digital en el país, y a la vez a bajar los costos de las empresas para provocar mayor competitividad y, por ende, más empleos.
Sin embargo, la por ahora audaz conexión que hizo el funcionario entre la decisión de bajar aranceles a determinados productos importados y la aparición de 15.000 nuevos puestos de trabajo en tres años, en lo inmediato tendrá el efecto inverso: se advierte que peligran al menos 1.000 empleos de fábricas de Tierra del Fuego y Buenos Aires.
Para paliar el impacto, el gobierno nacional anunció que comprará a estas empresas 250.000 netbooks para el programa Conectar Igualdad y que habrá un seguro de desempleo para los obreros afectados, y subsidios para incentivar que los despedidos puedan sean tomados por otras firmas.

Embed

Según manifestó Braun, una razón más para tomar esta medida es el precio de la tecnología en el país. "En Argentina una computadora cuesta 80% más que en Colombia, 50% más que en Chile y casi el triple que en Estados Unidos (175%)", sostuvo.
Frente a los anuncios, Diario UNO consultó a Nicolás Cassanello, despachante de aduana, abogado, docente y síndico de la Cámara de Comercio Exterior de Santa Fe (Cacesfe), quién señaló que hasta el momento la única información disponible al respecto es solamente el anuncio político.
"El anuncio fue en redes sociales y en el Foro de Idea, pero todavía no contamos con mayores precisiones de cómo se va a implementar", reflejó.
Al respecto, añadió que la única información disponible es que se va a producir una rebaja producto de la eliminación de derechos de importación, en el marco de lo permitido por el Mercosur.
"Estamos expectantes para saber cómo la medida se va a traducir a la práctica. Si también se van a eliminar ciertas restricciones sobre algunos productos, y si se va facilitar la importación de esos productos, que están sometidos a certificaciones y a medidas para arancelarias, como por ejemplo licencias no automáticas, o certificaciones de seguridad eléctrica", explicó.
Productos que podrían ingresar
Celulares, notebooks y tablets serían algunos de los productos en los que impactaría la medida, una vez que el gobierno resuelva cuándo y cómo implementarla.
"Sea por un decreto presidencial o por una resolución ministerial, ahí recién vamos a poder individualizar cuáles son las posiciones arancelarias y cuáles son las mercaderías que van a estar sujetas a una eventual disminución del arancel", estimó.
Indagado respecto de por qué la tecnología es más cara en Argentina, en relación a los países de la región, Cassanello reflejó que por regla general en el país, el grueso de la mercadería que ingresa está alcanzada por derechos de importación. Donde Argentina tiene comprometido un máximo de hasta el 35% de impuestos ante la Organización Mundial del Comercio.
"Es decir, solo puede aplicar 35% de impuestos aduaneros en la medida en que se trate de importaciones de otros miembros de la OMC", aclaró.
Además de estos aranceles, el síndico de la Cacesfe explicó que también hay importaciones que están alcanzadas por el pago de otros impuestos internos como el Impuesto al Valor Agregado, Percepciones de IVA y de Ganancias, entre otros.
"Para importar un smartwatch se debe pagar 20% de derechos de importación, 21% de IVA, 20% de percepción del IVA, 6% a cuenta de ganancias, y 2,5% de percepción de Ingresos Brutos. Entonces, un artículo por el solo hecho de ser importado tiene una carga tributaria importante", ejemplificó, aunque aclaró que hay importadores que pueden recuperar el IVA que terminan pagando en aduana como crédito fiscal.
Dijo que, a su vez, existen casos en los que Argentina grava la importación de ciertos productos, por ejemplo, celulares o monitores con más impuestos internos. Entonces, paralelamente a los aranceles antes citados, la carga tributaria se vuelve realmente considerable, y tiene una incidencia muy grande.

Computadoras 2.jpg

Costos internos
El despachante de aduana apuntó también a los costos de la comercialización en el país. "Una vez que ingresa la mercadería, tiene costo de alquiler de local, transporte, gastos de comercialización como el 15% que cobran los bancos por las tarjetas", detalló.
Entonces, sostuvo que no se trata solo de que la mercadería desde el momento que traspasa la frontera recibe recargos, sino también que luego, en la comercialización posterior, existen también otros factores que gravitan fuertemente sobre el precio.
"Lo que estamos esperando es conocer cuál es la mercadería a la que se le van a reducir aranceles; cómo se va a implementar, y si se va a reducir a cero, o se van a eximir algunos artículos del pago de impuestos internos. Pero por el momento estamos expectantes y consultando el Boletín Oficial para ver qué sucede con la efectiva puesta en vigencia de la medida", finalizó.

Computadoras 3.jpg


Desde el comercio
Martín Enzenhofer, comerciante del rubro tecnológico con un local en pleno centro de la ciudad desde 2010, contó que después de consultar con varios mayoristas, lo esperable es que los precios de algunos artículos terminen bajando en toda la cadena. Sin embargo, advirtió que si bien puede representar una buena noticia para el comprador, no necesariamente lo sea para la comercialización.
"El mayorista va a bajar los precios de los importados. El problema es la cantidad de puestos de trabajo que se van a perder en el sur, porque directamente van a tener que cerrar las plantas. Porque si actualmente no es competitivo producir, hay que imaginarse con un 35% que va a tener el producto importado", planteó.
A la vez, dijo que la medida impactará directamente en los locales, porque al poder comprar directamente por internet, y más barato, desde que empiece a regir la rebaja de impuestos, la gente va a comprar menos mercadería en los comercios.
"Se deteriora toda la cadena de comercialización. Se va a poder traer una tablet china a 1.000 pesos y yo hoy la vendo a 1.350 pesos. ¿Cómo hago para bajar el precio si voy al costo?", se preguntó.

Menos desde el puerta a puerta
Cuando comenzó a regir el nuevo régimen de compras desde finales de agosto, el presidente del Centro Comercial, Norberto Raselli, en una entrevista con Diario UNO advirtió: "Evidentemente el comercio se va a ver afectado ante la posibilidad de poder comprar a comercios asiáticos con productos por encima del 60% menos, con impuestos ya incluidos". Y según lo manifestado por Enzenhofer, el pronóstico se viene cumpliendo.
"En ventas, se nota una caída muy importante. Nosotros también hacemos reparación, y empecé a ver muchos equipos comprados afuera.
Hoy estamos reparando, fácil el doble que antes en volumen, y paralelamente vendiendo la mitad. Me cambió el negocio. Hace un mes que no vendo una PC de escritorio, y notebooks directamente no traigo porque no se puede competir", finalizó.

Comentarios