Policiales
Miércoles 18 de Mayo de 2016

Acuerdan condena por un accidente de tránsito fatal

Se trata de un siniestro ocurrido el 13 de febrero en Almirante Brown y Ángel Cassanello. Un automovilista embistió a una pareja que iba en moto y los mató. Le dieron tres años 

Después de estar por 50 días alojado en la Subcomisaría 2ª de la capital provincial, Pablo Nicolás Scattone, de 24 años, acusado de atropellar con un automóvil de manera fatal a dos jóvenes de 20 años y luego fugarse del lugar del hecho, aceptó ayer en la Sala Nº 3 de Tribunales la culpabilidad del siniestro. La pena fue de tres años de prisión condicional y seis años de inhabilitación para conducir cualquier tipo de vehículos. La misma fue acordada entre el fiscal de la causa, Sergio Alvira, y el abogado particular, José Mohamad, y a su vez homologada por el juez Eduardo Pocoví.
El joven deberá someterse, una vez que quede en libertad y la resolución sea ratificada por el juez, a una serie de medidas complementarias como es fijar un domicilio legal, donde no podrá mudarse del mismo y si así lo hiciera tendría que notificar a la Fiscalía y además abstenerse al consumo de estupefacientes y alcohol. Por su parte, quedará al cuidado del Patronato de los Liberados, dependiente del Servicio Penitenciario provincial.
“No me hubiese gustado estar de este lado sino del otro”, fueron las únicas palabras que dijo Scattone al momento de aceptar, ante el juez, la sentencia. 
La calificación jurídica que se le atribuyó fue la de “autor del delito de homicidio doble culposo”, en perjuicio de Macarena Pérez y Jonatan Nahuel Álvarez, ambos de 20 años. Los mismos fueron embestidos por Scattone en la madrugada del 13 de febrero (a las 3.03) cuando circulaban, en una Honda Wave 110,  por la avenida Almirante Brown y al llegar a Ángel Cassanello se toparon con el Chevrolet Corsa gris que dobló de manera imprudente hacia esta última calle. En consecuencia, Pérez y Álvarez, impactaron contra el suelo donde quedaron tirados hasta que una ambulancia los socorrió. Mientras tanto, Scattone frenó por unos segundos pero luego se escapó del lugar. 
Cabe señalar que esa evidencia fue contundente en la causa, ya que las cámaras del 911 capturaron el momento en que sucedió el accidente.

Se fugó y ellos murieron
Una vez ingresados al hospital José María Cullen, Pérez y Álvarez estuvieron internados en la sala de terapia intensiva, pero después de unos días el cuadro de los dos empeoró. Fue así que el 19 de febrero murió Álvarez y un día después, Pérez. 
Por otro lado, Scattone, quien en ese momento se encontraba a prueba en una estación de servicio de avenida General Paz, se fugó por un mes y se fue a Córdoba. Mientras tanto, en la Justicia santafesina se libró un pedido de captura.

Lo buscaban y se entregó
Como el tema ya no daba para más, Scattone, por recomendación de su abogado, se entregó el 15 de marzo y se puso a disposición del Ministerio Público de la Acusación. Fue así que permaneció detenido todo un día hasta que se dio una audiencia donde el juez penal, Nicolás Falkenberg, resolvió que el conductor del vehículo permanezca con prisión preventiva mientras dure el proceso judicial. 
Luego de permanecer privado de su libertad por más de un mes en la Subcomisaría 2ª, Scattone reconoció la culpabilidad del hecho que se le imputó. Es por eso, que aceptó la pena de tres años de prisión de ejecución condicional –no irá a la cárcel– y seis años de prohibición para manejar cualquier tipo de vehículo. 

Ignacio Mendoza / ignaciomendoza@uno.com.ar