Policiales
Martes 05 de Septiembre de 2017

Anciano de 94 años asesinó a un sobrino y a dos mujeres

El hecho ocurrió ayer al mediodía, los efectivos que llegaron al lugar alertados por vecinos observaron el momento exacto en el que el anciano asesinó de un balazo a una de sus víctimas.

Un anciano de 94 años asesinó a balazos a su sobrino y a las dos mujeres que lo cuidaban en una casa de la localidad bonaerense de Caseros y le dijo a los policías que lo detuvieron que los había matado porque le robaban dinero. El hecho ocurrió ayer al mediodía y, según fuentes judiciales, los efectivos que llegaron al lugar alertados por vecinos observaron el momento exacto en el que el anciano asesinaba de un balazo en la cabeza a una de sus víctimas cuando pretendía escapar de la casa y que le gritaba "¡estoy cansado de que me roben!".

El hecho ocurrió en la casa donde Antonio Pignotti vivía solo. Eran cerca de las 13 cuando un vecino escuchó disparos y alertó de la situación a policías que patrullaban la zona. En momentos en que el móvil estacionaba en la puerta de la vivienda los policías observaron a una mujer tirada en la puerta de ingreso y a otra que salía a la carrera justo cuando desde atrás un anciano le disparaba en la cabeza, por lo que cayó en el patio delantero.

Los efectivos inmediatamente aprehendieron a Pignotti, quien portaban una pistola calibre 22 marca Tala. Según un vocero policial, el acusado no se resistió y arrojó el arma al suelo. Si bien primero trascendió que Pignotti era un efectivo retirado de la Prefectura, en realidad se trató de una confusión con un carnet de timonel que fue hallado en la casa del detenido.

Los policías que arribaron a la escena del crimen auxiliaron a las dos mujeres baleadas en el frente de la vivienda y luego entraron a la misma donde hallaron a Huberto Rubén Buffoni, de 60 años y sobrino de Pignotti, muerto en el piso de un balazo en la espalda.

En tanto, Miriam Esther Segovia, de 50 años, y su madre Ana María López, de 80, fueron trasladadas de urgencia a un hospital donde la primera de ellas murió al ingresar con un balazo en el pecho y la otra falleció por la tarde, a raíz de un tiro en la cabeza.

Según la información preliminar, Segovia y López vivían a ocho cuadras de la casa de Pignotti y habitualmente cuidaban del anciano. Por su parte, Buffoni era el único familiar que visitaba regularmente al acusado, sobre quien algunos vecinos dijeron que tenía mal carácter.

"Si te prestaba plata, venía y te decía «más vale que me devuelvas la plata porque si no te mato»", recordó un hombre que reside en el barrio y que solía jugar tejo con Pignotti en la plaza. Este vecino también contó que hace un año, el anciano le había prestado una suma de dinero a su sobrino para que edifique en un terreno lindero a su domicilio, lo que todavía no había ocurrido, por lo que el testigo no descartó que esto haya sido lo que motivó su locura.

Los policías vieron como Pignotti, de 94 años, le disparaba por la espalda una de sus víctimas