Policiales
Viernes 22 de Abril de 2016

Arresto domiciliario para el cura de Reconquista que está acusado de abuso

Medida cautelar. El juez Berzano dispuso que el sacerdote Néstor Monzón permanezca alojado de manera preventiva en una Abadía de Entre Rios. El párroco estará por 60 días allí 

Después de haber sido detenido e imputado por la Justicia provincial, el cura párroco de 47 años de la iglesia María Madre de Dios de la ciudad de Reconquista, Néstor Monzón, deberá permanecer con arresto domiciliario. La resolución fue luego de que el juez de la Investigación Penal Preparatoria, Ireneo Berzano, dictó la medida cautelar para quien está acusado de haber abusado sexualmente a dos menores de edad luego de que la madre de uno de los niños denunció la situación en el Centro de Orientación de Víctimas de Violencia Familiar y Sexual de aquella localidad. 
 
De esta manera, el sacerdote Monzón deberá permanecer por 60 días en la abadía “Niño Jesús” de la ciudad de Victoria, en la provincia de Entre Ríos. El fiscal del Ministerio Público de la Acusación, Rubén Martínez, había pedido la prisión preventiva para el sujeto pero por disposición del juez se decidió que sea alojado en el convento entrerriano.
 
 
Además deberá “someterse al control de un guardador” el cual tendrá como objetivo comunicar cada 15 días sobre el cumplimiento de las restricciones impuestas y las actividades del imputado por abuso. No obstante ello, también se ordenó al acusado una “prohibición absoluta de contacto con las víctimas y/o familiares y/o allegados”; y también “la prohibición de salir del predio” en el que estará detenido. 
 
Por último, el fallo del juez dictaminó que se libren oficios a la autoridad policial de la ciudad de Victoria para que su personal realice controles periódicos y sorpresivos y así se reglamente el cumplimiento de las restricciones. 
 
Vale recordar, que el cura Néstor fue imputado el pasado miércoles por los fiscales de Reconquista, Rubén Martínez y Alejandro Rodríguez, los cuales le atribuyeron el delito de “abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por la condición de ser un ministro de un culto religioso reconocido y por producir un grave daño en la salud de la víctima”.