Policiales
Martes 03 de Febrero de 2015

Ataque en la peluquería: las cámaras tendrían un rol clave

La víctima pudo aportar más datos físicos sobre el agresor y el fiscal solicitó las filmaciones para ver si el hombre aparece y cuáles fueron sus movimientos 

La investigación por el caso de la mujer atacada dentro de su peluquería el jueves pasado, en la ciudad de Santo Tomé, tomó impulso esta semana con declaraciones testimoniales que permitiría armar un identikit del agresor. En base a esos datos, desde la fiscalía también apuntan a analizar las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona para poder ver si alguna de ellas logró captar los movimientos del victimario. 

En este sentido, el fiscal Omar de Pedro indicó que Miriam Mecca, la mujer de 67 años que sufrió graves lesiones en la cara luego de que el hombre la golpeara con un picahielos pudo aportar más detalles sobre cómo se produjo la agresión. La mujer contó que ese día, un hombre de alrededor de 30 años, ingresó a su peluquería, ubicada en Avenida Luján al 2400 casi Derqui de la ciudad de Santo Tomé y que le buscó conversación. Primero mencionó el tiempo y el calor que hacía afuera y le pidió un vaso de agua. 

Dijo que después el muchacho se sentó y que conversaron durante más de media hora. En ese lapso, otras dos veces le solicitó que le diera más agua. Fue cuando Miriam se levantó por tercera vez que el hombre se abalanzó sobre ella en una violencia bestial. Nunca le dijo por qué la quería herir. Una de las hipótesis de la investigación es el robo. De hecho, antes de irse, el hombre sustrae algo de dinero en efectivo que había en el local, un paquete de cigarrillos y un reloj. Sin embargo, el excesivo ensañamiento hace que no se descarten conjeturas. 

Dos tatuajes
Sobre el agresor, también se supo que tiene dos tatuajes, uno en cada antebrazo, justo debajo de la muñeca con nombres propios; que es alto, delgado y también que días antes del asalto, había estado dando vueltas en bicicleta por la zona.

Ese fue uno de los motivos por los que el fiscal solicitó las filmaciones de las cámaras de seguridad en la zona, para ver si quedaron registrados los movimientos del agresor, tanto del jueves como de los días previos.

Mientras tanto, se aguardan los resultados de los peritajes al picahielos, con el que el hombre empezó a golpear a Miriam y que ella logró quitarle. Si se logran obtener las huellas digitales se podría realizar la comparación con los registros de antecedentes. 

La causa que se instruye como consecuencia del suceso, es por tentativa de homicidio seguida de robo, con conocimiento del fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación. 

Miriam Mecca tiene 67 años, y desde hace 40 es la dueña de “Peinados Miriam”. El domingo, Diario UNO de Santa Fe dialogó con Carlos Fontanilla Mecca de 44 años, que narró la mortificante situación que atravesó su madre. El muchacho contó que la resistencia de la mujer se extendió durante varios minutos y por unos siete metros, desde la entrada al inmueble hasta el fondo. Todo comenzó en la puerta de ingreso y concluyó en la parte de atrás en el acceso a un baño. 

Allí, el agresor ya había logrado dos desgarramientos en el cuero cabelludo de su víctima, pero aún así seguía luchando por su vida. Luego, el atacante quiso consumar su faena criminal con una toalla que sacó del baño, primero para taparle la boca a Miriam y después para ahorcarla. La mujer se desvaneció y el atacante la dio por muerta, se llevó 70 pesos en efectivo que encontró sobre una mesa y se fue.