Policiales
Jueves 26 de Mayo de 2016

Ayer reconoció como su hija a una niña asesinada y hoy dijo que se equivocó

Una mujer que ayer reconoció como su hija a la niña de 12 años abusada y estrangulada en una casilla abandonada de Rosario dijo hoy que se confundió y que su hija está viva en casa de un familiar, mientras que esta tarde el cuerpo fue reconocido en forma fehaciente por una tía, informaron fuentes judiciales. 
El confuso episodio se produjo esta tarde en el Instituto Médico Legal cuando Mirta Alejandra Villalba, quien ayer había identificado a la niña asesinada como su hija, fue a retirar el cuerpo pero dijo que se había confundido "por el parecido físico" y que su verdadera hija está viva, en casa de una tía. Según dijeron a Télam fuentes de la investigación, Villalba se enteró hoy que su hija, Astrid, también de 12 años, vive con una tía. Los voceros explicaron que la mujer tiene ocho hijos y vive en condiciones de pobreza, y que no ve a su hija Astrid desde hace más de un año. 
Al enterarse ayer del hallazgo del cuerpo de una menor de edad violada y ahorcada en una casilla de Lima y Rueda, en la zona sur de Rosario, fue hasta el IML y reconoció el cuerpo como el de su hija. "Creemos que fue de buena fe, que hubo en realidad una confusión. Los reconocimientos en la morgue son muy tensionantes", dijo a esta agencia un vocero judicial. El fiscal que investiga el crimen de la niña, Florentino Malaponte, decidió demorar a Villalba hasta que aparezca su verdadera hija, y pasar el caso a la Secretaria de la Niñez de Santa Fe. Paralelamente, una mujer se presentó esta tarde en el IML de Rosario para saber si la niña asesinada era su sobrina, añadieron las fuentes. 
La mujer reconoció el cadáver como su sobrina, llamada Guadalupe Medina (12), reconocimiento que un rato más tarde hizo la propia madre. El fiscal Malaponte ordenó secuestrar los DNI de las personas que se presentaron y dio por fehaciente el último reconocimiento. Ahora los investigadores trataban de determinar cómo llegó la tía de la víctima a la morgue para su identificación, mientras que se ordenaron una serie de medidas que se mantenían en reserva. 
El cuerpo de la niña fue hallado ayer por la mañana en una casilla abandonada ubicada en un barrio precario de Lima y Rueda. Vecinos del lugar alertaron a la Policía de que había un cuerpo en la precaria habitación, que habría sido construida a medias por un vecino que luego se mudó de barrio. Según la autopsia, la niña sufrió abuso sexual y murió ahorcada, mientras registraba lesiones en otras partes del cuerpo.

Télam