Policiales
Domingo 16 de Julio de 2017

Baleó una casa y casi mata a un niño de dos años: ahora lo enviaron a la prisión

La decisión estuvo a cargo del juez Sergio Carraro. El imputado cuenta con tres condenas por robos. El pasado 12 de julio amenazó a un hombre y disparó contra su vivienda en barrio Santa Marta.

Ignacio David Román (28) quedó en prisión por orden del juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Sergio Carraro, quien consideró que el muchacho, con larga lista de antecedentes panales, tuvo, en principio, participación en la balacera del pasado 12 de julio, en el barrio Santa Marta, donde un menor de 2 años resultó herido por uno de los proyectiles.

La resolución fue establecida a las 11.30 luego de una extensa audiencia que contó con el paso de tres testigos solicitadas por las defensoras del imputado, Leticia Feraudo y Magalí Maza, ambas del Servicio Público Provincial de la Defensa Penal.

Si bien las dos defensoras pusieron en duda ciertos hechos que figuran en la investigación, el juez penal hizo lugar al pedido de la fiscal Cristina Ferraro, la cual le atribuyó a Román cuatro hechos: portación indebida de arma de guerra; amenazas simples; daños y lesiones leves dolosas.

El imputado cuenta con un frondoso prontuario policial que tiene dos condenas por robo (una del 2010 y otra del 2012) y además transita otra causa por tentativa de homicidio del 2014.

Pudo haber sido peor

El caso remonta al 12 de junio pasado, cuando Román fue detenido por balear una vivienda de Misiones al 6200 donde se encontraba un muchacho al cual amenazó con querer matarlo. Uno de los tres proyectiles atravesó una abertura y rozó al pequeño Noa, de dos años, el cual tuvo que ser derivado al hospital de niños Orlando Alassia donde y se constató la herida causada por el proyectil. Afortunadamente no pasó a mayores.

Paradójicamente, en aquella vivienda se encontraba un muchacho con el cual Román fue aprehendido el pasado 19 de junio en Cafferatta, entre Formosa y Misiones, cuando agentes del Comando Radioeléctrico les secuestraron -junto a otros dos hombres- armas de fuego y municiones.

En torno a la balacera, la fiscal Ferraro señaló en la audiencia, en base a tres testigos, que Román irrumpió aquel mediodía y a los gritos llamó a uno de los ocupantes. Luego lo amenazó de muerte y comenzó a los tiros en plena vía pública. Seguidamente, con patadas de por medio, daño la puerta de ingreso a la casa.

Como en un juicio

Luego de que la Fiscalía concluya en que Román debe permanecer en prisión, sus defensoras citaron a tres testigos para que ante del juez Carraro cuenten otra versión de los hechos y así ratificar que Román no fue el autor de los disparos que hirieron al menor.

En este sentido, prestó declaración su madre y dos tías del imputado. Las mismas contaron que el mismo se encontraba el 12 de julio en su casa de Misiones al 6300 y que alrededor de las 15 salió a comprar bizcochos junto con su madre y que en el camino fue asaltado y recibió golpes y un puntazo de un arma blanca en la zona del tórax.

Por su parte, Feraudo cuestionó ciertos rasgos de la pesquisa al considerar que por ejemplo el dermotest realizado dio negativo y que un allanamiento efectuado y vinculado a la causa también arrojó el mismo resultado.

De vuelta a la cárcel

A pesar de que el caso revistió de cierta violencia social, el juez Carraro destacó que los datos aportados por quienes serían los "oponentes" del imputado, permitieron establecer cierto rasgo de objetividad en relación a la mecánica del suceso. Por este motivo, señaló que las pruebas presentadas por la defensa no sirvieron para neutralizar el pedido de prisión preventiva.

Finalmente, pasadas las 11.30, el magistrado resolvió dictar la prisión preventiva, por lo que Ignacio David Román volverá a estar tras las rejas hasta que llegue el juicio.