Policiales
Lunes 22 de Febrero de 2016

Caso Carande: Raúl Sandoval está en el banquillo de los acusados

Se inició el juicio oral y público por la muerte de Sergio Carande, un comerciante asesinado el 18 de junio de 2013

Tres años después del asesinato de Sergio Carande en su almacén de calle Calchines al 1500, comenzó esste lunes el juicio oral y público para juzgar al único imputado que tiene el crimen: Raúl Alberto Sandoval de 37 años. El debate se inició en la Sala Nº 6 de la Cámara de Apelaciones del primer piso de Tribunales y tiene como parte acusatoria a la Fiscalía Nº 7 a cargo de Jorge Alberto Andrés, mientras que la familia de la víctima tiene como querellante de la causa a Mauricio Frois. Por su parte, el acusado del homicidio es defendido por Héctor Tallarico. En tanto, el tribunal pluripersonal está compuesto por los jueces Norberto S. Nisnevich, María Amalia Mascheroni y Enrique Álvarez, quienes emitirán el fallo el próximo 29 de febrero.
El homicidio sucedió el 18 de junio en un autoservicio del barrio Candioti sur. Desde la Fiscalía se acusó a Sandoval de haber ingresado a aquél comercio para realizar un robo pero al no poder cometer el ilícito, asesinó a Carande de un disparo -a través de un revólver calibre 38- que impactó en el abdomen (a la altura del epigastrio) del comerciante. Fue por ello, que se lo imputó por el delito de “Robo agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa y homicidio criminis causa en concurso real” , luego de que la hija de Carande, Ivón, lo haya reconocido como el autor del homicidio en un careo realizado en sede judicial. 
Durante el primer día del juicio, el primero en prestar declaración, en el banquillo de los acusados, fue el mismo imputado en la causa, quien con mucha exaltación -y bastante verborrágico- sostuvo que no fue partícipe del hecho con lo cual se declaró inocente. “Ese día no me moví de mi casa”, dijo y agregó que se enteró del crimen en Calchines al 1500 el día siguiente cuando lo fue buscar el personal policial. A su vez, remarcó “nadie me quiere escuchar”.
Por otro lado, prestaron declaración -en horas de la tarde- los dos hijos de Carande -Ivón y Walter- y un sereno de una obra que se encontraba frente al comercio en el día del suceso. 

El testimonio principal
“Le vi la mirada, le reconozco la voz, la boca, las orejas, la nariz”, dijo la hija de la víctima, Ivón Carande, al juez Nisnevich, ante la consulta del fiscal Andrés, en relación a si identificaba a Sandoval como el autor del asesinato de su padre. Luego miró a los ojos -al imputado- y volvió a reiterar que era él quien ingresó al autoservicio el 18 de junio del 2013 y a punta de pistola intentó robar el dinero que había en la caja pero tras un forcejeo con Sergio Carande, el cual intentó sacarle el arma, le efectuó un disparo que le causó la muerte. 
Según la testigo presencial del hecho, aquella noche se encontraba junto a su padre en el autoservicio acomodando unos vinos. Unos minutos después, sonó el timbre de la puerta del almacén y había dos hombres que intentaban ingresar aparentando ser clientes. Su padre le dijo “abriles” -ya que como medida de seguridad tenían la puerta cerrada con timbre eléctrico- y ella hizo caso. Uno de los delincuentes ingresó al grito de “esto es un asalto” y sacó un revólver de su campera, mientras que el otro quedó en la puerta para hacer de “campana”. El delincuente le apuntó a la cabeza a la hija de Carande -la cual estaba sentada en la caja del comercio- para que le entregara todo el dinero recaudado pero ante un clima de nervios no pudo abrirla. Carande intentó sacarle el arma al delincuente y en medio de un forcejeo cayó al piso. El delincuente aprovechó, le pegó un disparo en el estómago y se fue corriendo hacia afuera. 
Por ello, la hija de la víctima aseguró que fue Sandoval quien entró al local y asesinó a su padre. “No puedo olvidar su cara. Tengo un registro de él. Noches sin dormir esperando que llegue la hora del juicio”, relató ante el tribunal. Por último, concluyó con lo que le dijo a su padre al momento de verlo herido: “Le di un beso a mi papá y le dije que todo iba a estar bien”.

Más testimonios
Por su parte, también prestó declaración el otro hijo de la víctima, Walter Carande, el cual relató que el hecho duró aproximadamente cinco minutos. Según el hombre de 28 años, el cual se encontraba en la vivienda detrás del autoservicio, se escuchó un grito que decía “esto es un asalto” y luego sonó una detonación de arma. Posteriormente, fue a socorrer a su padre para trasladarlo hacia el Hospital José María Cullen para que sea asistido por los médicos de guardia. “Veo a mi padre y me dice que le dieron”, destacó Carande. 
Por fuera de los testigos familiares del fallecido, declaró ante el tribunal un sereno de una obra que se encontraba trabajando en aquel entonces. “Vi dos personas que se acercaron hasta el local y salieron corriendo”, expresó y señaló que le pareció extraño aquel episodio, por lo cual dio aviso al 911 sin imaginarse el cruento suceso ocurrido aquella noche.

Continuará
Luego de los testimonios que pasaron ayer en la Sala Nº 6 del primer piso de Tribunales, el juicio seguirá en la jornada de hoy a partir de las 9. Está previsto que para el próximo 25 de febrero se conozcan los alegatos de las partes y para el 29, el tribunal pluritribunal emita el fallo. 

Ignacio Mendoza / ignaciomendoza@uno.com.ar