Policiales
Sábado 10 de Junio de 2017

Contactaban a sus víctimas por Facebook y luego las asaltaban, ahora aceptaron la pena

Un hombre de 31 y un joven de 18 asumieron la responsabilidad por el ardid cometido 2016. Uno de los implicados llegó hasta hacerse pasar por policía.

German Ariel Araujo, un changarín oriundo de barrio Yapeyú y su sobrino, Nicolás Brunetti, fueron quienes en 2016 realizaron un ardid por Facebook con el fin de asaltar a sus victimas. La metodología empleada por los dos sujetos se basaba en contactar a personas a través de la red social y ofrecerles moto vehículos. Hecho el contacto, se establecía una dirección para realizar la supuesta operación comercial, pero cuando el comprador llegaba hasta el lugar pautado, terminaba siendo asaltado.

Los dos terminaron detenidos en octubre del año pasado, cuando una investigación de la Policía de Investigaciones logró culminar con la metodología efectuada. Seguidamente, se le dictó prisión preventiva.


Esta semana, el jueves, las defensas de los imputados, Lisandro Aguirre -por el hombre de 31 años- y José Mohamad -por el joven de 18-, acordaron distintas penas con el fiscal de la causa, Omar De Pedro. Las mismas se fijaron en cinco años de prisión efectiva para Auraujo como co autor del delito de robo calificado por el uso de arma de fuego. En tanto, Brunetti, quien pasó cuatro meses en prisión efectiva y otros cuatro con la domiciliaria, aceptó tres de cumplimiento efectivo.

Para esta semana, la jueza de la Investigación Penal Preparatoria, Sandra Valenti, deberá resolver si acepta el acuerdo abreviado o si detecta alguna irregularidad.

Lo citaron y le robaron

La acusación sobre Araujo y Brunetti se basa en que durante julio del 2016, los dos se contactaron por Facebook y WhatsApp con un hombre -R.O- con el fin de venderle por $10.000 una motocicleta Honda Wave. Sin dudarlo, el hombre aceptó y fue citado a una dirección.

El 29 de julio R.O se dirigió junto con un amigo, alrededor de las 17, hacia una estación de servicios ubicada en el cruce las rutas 5 y 2 del empalme de Recreo y Monte Vera. Allí llegó Brunetti en moto y los guió hasta donde supuestamente les iban a entregar la motocicleta, una vivienda ubicada en barrio Yapeyú.

En efecto, el comprador, su amigo y el estafador se fueron del cruce de rutas. Luego de unos minutos llegaron hasta avenida Blas Parera y se adentraron por calle Neuquén hacia el oeste, con destino a un pasaje sin salida. El frio de invierno y la noche inmediata se hicieron sentir.

Cuando arribaron a la vivienda donde los guió Brunetti, salió Araujo con un arma de fuego y efectuando varios disparos al aire y al piso, los amedrentó y les robó el dinero para comprar la moto -$9.500- , las mochilas que tenían en eso momento y también un celular LG. Seguidamente huyeron del lugar.

Pensaron quedar impunes

Las victimas del robo radicaron la denuncia y el caso llegó a la PDI. Con información recolectada, se simuló una posible compra a través de Facebook y se pudo comprobar que los dos imputados utilizaron la misma metodología.

Fue así, que el miércoles 28 de septiembre se concretó el encuentro en inmediaciones de la cancha de Unión. Cuando los pesquisas encontraron a Brunetti, el joven de 18 años estaba vestido de Policía, por lo que terminó arrestado y puesto a disposición de la justicia. Días después, Araujo terminó también preso.