Judiciales
Miércoles 26 de Julio de 2017

Defendió a su madre y lo mataron: piden una mayor pena para el asesino

El acusado recibió una condena a 14 años de prisión. Los abogados del Centro de Asistencia Judicial pidieron que se eleve a 22 años por la gravedad del hecho. El crimen ocurrió en barrio Santa Rosa de Lima

El Centro de Asistencia Judicial (CAJ) de Santa Fe, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, apeló la condena a 14 años aplicada al imputado Nicolás Sánchez por la muerte del joven Daniel Esteban Álvarez, quien fue baleado en 2013 cuando se interpuso para defender a su madre. Los abogados querellantes, en representación de los familiares de la víctima, pidieron que la sanción se eleve a 22 años por la gravedad del hecho.

Los abogados del CAJ, Federico Lombardi y Rodolfo Agustín Roubineau, pidieron que se revea el monto de la pena por considerarlo exiguo, mientras que durante el desarrollo del juicio ya habían solicitado que se aplicara una sanción de 22 años de prisión para el autor. El veredicto del juez penal Norberto Nisnevich por el delito de homicidio, se conoció este lunes.

Al respecto, el director de Acceso a la Justicia y Asistencia Judicial, Fernando Sirk Marezca, señaló que "si bien hemos dado un paso importante para que el caso no quede impune y hemos garantizado a los familiares de las víctimas su derecho de acceso a la justicia, no podemos afirmar que estamos conformes con la condena".

En este sentido, el funcionario expresó que "esperamos que la segunda instancia, receptando los argumentos de la parte querellante, resuelva extender el monto de la pena", y agregó que "hicimos un gran trabajo y seguiremos adelante".

Dos disparos
El 3 de noviembre de 2013 en las inmediaciones de las calles Mendoza y Arenales de la ciudad de Santa Fe, en el barrio Santa Rosa de Lima, Daniel Esteban Álvarez fue asesinado de dos disparos en el pecho. Luego de una discusión que se produjo entre familiares y conocidos, la víctima se paró delante de su mamá como una forma de protegerla de las agresiones que le estaban propiciando allegados de Sánchez. En ese momento apareció el imputado, sacó un arma de fuego de su cintura y ejecutó al adolescente.

Familiares de Daniel Álvarez se contactaron entonces con el CAJ, cuyos abogados se constituyeron como parte querellante en la causa y comenzaron a impulsar el procedimiento penal a fin de que el crimen no quedara impune.