Policiales
Viernes 11 de Agosto de 2017

Desmienten que presos de Coronda hayan roto un inhibidor de señal de celulares

Así lo informaron desde la Dirección General del Servicio Penitenciario de Santa Fe luego de que trascienda que uno de los aparatos colocados en el penal había sido dañado por internos de la Unidad Penitenciaria Nº 1.

Luego de trascendidos que indicaron que un inhibidor de señal que se encuentra instalado en la Unidad Penitenciaria Nº 1 de Coronda fue dañado por reclusos, desde la Dirección General del Servicio Penitenciario desmintieron la información y aclararon que funciona con normalidad.

A principios de semana surgieron versiones de que uno de los artefactos que bloquean las llamadas de la telefonía móvil en las inmediaciones del penal había sido violentado, por lo que dejó de estar en uso.

Al respecto, desde la cúpula del Servicio Penitenciario expresaron que el desperfecto no fue por un daño provocado por internos, sino que se debió a que se realizan pruebas para lograr que la inhibición funcione dentro del penal y no extramuros, ya que tal situación afecta a vecinos corondinos que residen a pocos metros de la Unidad.

INHBIDOR2 .jpg


• LEER MÁS: Insisten con poner inhibidores de señales para los teléfonos celulares en las cárceles

No obstante ello, oficialmente se indicó que un interno intentó romper el artefacto tras arrojar una piedra pero no pasó a mayores.

Actualmente, la cárcel de Coronda cuenta con tres inhibidores de señal que están colocados en cercanías adonde están alojados tres integrantes de la banda rosarina de Los Monos: uno arriba del pabellón donde se encuentra Ramón Ezequiel Machuca, alias "Monchi Cantero"; el otro en donde se aloja Ariel "Guille" Cantero; y el último en donde está Luis "Pollo" Bassi.

En tanto, hay otros dos inhibidores para colocar aunque se evalúa si será Coronda el destino que tengan o la Unidad Penitenciaria Nº 11 de Piñero, a 20 kilómetros de la ciudad de Rosario.


La colocación de inhibidores por parte de las autoridades del Servicio Penitenciario surgió a raíz de que en 2014, el 26 de marzo, una requisa general efectuada por agentes de ese organismo secuestró de los pabellones 2 y 4, más de cien teléfonos celulares. En total fueron decomisados 198 teléfonos de distintas marcas y con chip incluidos.