Policiales
Jueves 10 de Marzo de 2016

Detuvieron a un menor de 17 años que vendía drogas en un búnker

Fue en un allanamiento en Vieytes al 3200 del Barrio San José. Incautaron dosis de marihuana y cocaína

Durante el transcurso de esta semana, agentes antinarcóticos allanaron una vivienda ubicada sobre calle Alberti al 3200 del barrio San José de esta ciudad. Allí aprehendieron a un adolescente de 17 años, al frente de uno de los denominados búnker.
 
 
Como consecuencia del trabajo policial, el menor quedó aprehendido preventivamente y fueron secuestrados casi medio kilo de marihuana en porros y una decena de ravioles de cocaína. La novedad fue informada al juez federal en turno en Santa Fe. 
 
La denuncia de vecinos en alerta
Cuando comenzaba febrero, algunos vecinos del barrio San José, en inmediaciones de Vieytes al 3200, denunciaron en forma anónima y por teléfono a pesquisas de la Dirección de Prevención y Control de Adicciones de la policía santafesina, la presunta venta de estupefacientes en una vivienda de la zona.
 
Apoyaron sus afirmaciones en que la casa era visitada por desconocidos día y noche durante las 24 horas y con una modalidad que llamó la atención de los menos astutos. Los recién llegados –que lo hacían solos o en compañía de varios amigos, en motos, automóviles y todo tipo de vehículos– tenían la particularidad de llegar, ingresar a la vivienda, permanecer entre cinco y 10 minutos y finalmente irse. Así todo el día, así toda la noche. Algo raro pasaba.
 
La noticia recibida con formato de denuncia por los pesquisas antinarcóticos fue comunicada al juez federal Reinaldo Rodríguez. Así fue como comenzó la investigación policial que demandó varias semanas, en las que los detalles señalados por los vecinos de barrio San José fueron tomando cuerpo. Además, las fotografías, las filmaciones del lugar y las grabaciones telefónicas tuvieron la entidad necesaria para solicitarle al magistrado federal el allanamiento de la casa. 

Envoltorios. Las dosis de estupefacientes secuestrados.
 
La medida fue ejecutada en la tarde del miércoles, cuando las Tropas de Operaciones Especiales como fuerza de irrupción, ingresaron a la vivienda, y aprehendieron a un chico de 17 años.
 
Le secuestraron más de 170 de las denominadas bochitas de marihuana y más de cinco ravioles de cocaína, que estaban arriba de una mesa en uno de los ambientes de la vivienda. En ambos casos, los estupefacientes estaban perfectamente fraccionados en dosis para su venta y consumo. 
 
Ahora, Justicia federal y policías antinarcóticos cuentan con una certeza: saben que el adolescente que detuvieron dentro del búnker es solo el último engranaje de una organización criminal dedicada a la venta de estupefacientes al menudeo, una de cuyas bocas de expendio fue investigada, allanada y de donde secuestraron dosis de estupefacientes y dinero en efectivo. Los peces gordos de esta historia están un poco más arriba. 
Juan Trento / jtrento@uno.com.ar / De la Redacción de UNO