Policiales
Martes 01 de Agosto de 2017

Detuvieron a un suboficial penitenciario con un arma a la que había denunciado como robada

Ayer lunes, a las 4.15, en Aristóbulo del Valle y Estanislao Zeballos, apresaron a un agente con una pistola cargada. Tenía la licencia de "legítimo usuario vencida en 2015, y en 2016 había denunciado el arma como robada.

Este lunes, después de las 4, en la esquina de Aristóbulo del Valle y Estanislao Zeballos, dos patrulleros del Comando Radioeléctrico hicieron un chequeo en un automóvil en el que viajaban varias personas –una mujer y tres hombres, todos mayores– y a uno de ellos le encontraron en su poder una pistola calibre 9 milímetros marca Bersa con un cartucho intacto en la recámara y otros 12 en el cargador, en óptimas condiciones de funcionamiento. Además presentó una credencial de "legítimo usuario de arma de fuego de uso civil condicional".

Pero, los uniformados de la agrupación Cuerpos descubrieron que la credencial de "legítimo usuario" estaba vencida desde el 1 de abril de 2015, y entonces intentando cubrir el descuido, el hombre que portaba la pistola se presentó como suboficial en actividad del Servicio Penitenciario santafesino. Pero, cuando consultaron la numeración registral, surgió que el mismo agente penitenciario había denunciado que se la habían robado el 13 de octubre de 2016, sin que hasta el momento hubiera denunciado su aparición –cuestión que es obligatoria ya que se trata de un arma de guerra–, pero lo cierto es que la tenía consigo.

Derivaciones
En función de los hechos, el automóvil Fiat modelo Palio gris con chapa patente HPU 266, así como el arma secuestrada y las personas aprehendidas fueron llevados a la sede de la Comisaría 11ª, por razones de jurisdicción y de competencia. En la dependencia inmediatamente notificaron al fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, Marcelo Fontana sobre el suceso, y este ordenó que el suboficial penitenciario permanezca privado de su libertad, sea identificado, y que luego se le forme causa por el delito de "portación de arma de guerra". En tanto, la mujer y los dos que lo acompañaban recuperaron su libertad, aunque siguen vinculados al caso.


Especulaciones
Los efectivos sospechan que el arma pudo usarse para cometer delitos al igual que el vehículo, y serían cómplices el resto de los acompañantes, aunque esos extremos aún no pudieron ser demostrados.