Policiales
Domingo 23 de Agosto de 2015

El abogado del empresario que acuchilló a su mujer asegura que "él no sabe lo que pasó"

Fernando Farré, acusado de matar a su esposa en un country de la localidad bonaerense de Pilar en pleno proceso de divorcio, "actuó bajo emoción violenta", señaló hoy su defensor.
"Había una presión por parte de la señora. Tiene tres hijos de los que no se estaba haciendo cargo", aseguró Gustavo Alvarez, abogado de Farré.
El letrado estimó que "algo desencadenó" la conducta de su cliente y señaló que "había un hostigamiento de la señora (por Claudia Schaefer) contra él", para luego agregar que hubo "algunos
manotazos y algunos golpes de parte de ella".
"Le decía cosas como 'no servís como hombre', 'no servís como persona', 'te dejan sin trabajo'. Hay un desinterés y abandono por parte de la señora Claudia", indicó.
En referencia a la estrategia de la defensa, el abogado sostuvo que "no es inadecuado hablar de emoción violenta cuando la persona al momento después se queda sentado a la espera de interpretar lo que ocurrió", para luego explicar que el hombre quedó "en estado de inconsciencia".
Por otro lado, Alvarez mencionó que "nadie habló sobre el origen de Claudia", para luego aclarar que la mujer "tenía intenciones de ascender socialmente".
"Hay una intención de trepar, como se dice comúnmente, sobre la calidad de vida. Fernando ocupaba un cargo importante en una empresa", añadió.
El abogado también se quejó del tratamiento periodístico del episodio y sobre su cliente dijo: "Está imputado, es el autor supuesto del hecho y ya se lo pone como el asesino". "Es una desgracia y se apresuran en los términos. No hay que hacer un show", indicó.
Este lunes declararán los abogados que estuvieron en la casa en el momento en que se produjo el hecho., mientras que al imputado se le realizarían pericias psicológicas.
El pasado viernes, Farré, de 52 años, fue detenido después de acuchillar y asesinar a su ex pareja Claudia Schaefer, de 44, en medio de una discusión por la división de bienes.
El empresario está imputado por el delito de "homicidio doblemente agravado por el vínculo y por contexto de violencia de género", que tiene una pena de reclusión perpetua.
Farré y Schaefer, ya se habían separado de hecho y vivían en distintos domicilios, ella junto a los tres hijos de la pareja y hasta hace pocos días sobre el hombre pesaba una restricción de acercamiento a su mujer dictada por la Justicia debido a denuncias por violencia de género, pero esa orden fue levantada de común acuerdo entre las partes al pactarse el encuentro de este viernes.