Policiales
Lunes 06 de Febrero de 2017

El bebé de la mujer herida en la masacre de Hurlingham recibió un balazo y nació muerto

El parte médico de Mónica Lloret, de 35 años, quien cursaba un parto en el noveno mes de gestación, indicó que "un proyectil había perforado el útero y herido mortalmente al feto".

La mujer que perdió hoy a su bebé que estaba en fecha para nacer tras ser herida en la masacre de Hurlingham, donde un hombre mató a balazos a su pareja, agente de la Policía Bonaerense, a dos cuñados, a un concuñado y a su suegra, se encontraba con pronóstico reservado, según un parte del Ministerio de Salud.

Además, la niña de 12 años también herida durante el ataque se encontraba "fuera de peligro", a pesar de haber ingresado al Hospital Posadas con tres disparos, todos en miembros inferiores.
Fuentes de la investigación informaron a DyN que las víctimas fatales de la masacre cometida por Diego Loscalzo, alias "El Chino", fueron los hermanos Romina, Vanesa y José Maguna, la madre de los tres, Juana Paiva, y Darío Díaz, pareja de Vanesa.
Entre las heridas se encontraba Mónica Lloret, de 35 años y esposa de José Maguna, que perdió el embarazo de nueve meses de gestación. La mujer ingresó "con tres heridas de arma de fuego, una en tórax, una en abdomen y la última en miembro inferior. Se encuentra en terapia intensiva, con inestabilidad hemodinámica pronóstico reservado", precisó el parte.
Al referirse a la muerte del bebé por nacer, se indicó que "un proyectil había perforado el útero y herido mortalmente al feto".
En cuanto a la niña de 12 años, el reporte mencionó que quedó internada "en sala general de pediatría", donde se le realizaban estudios "para determinar eventuales complicaciones de mediano plazo", aunque se encontraba "fuera de peligro".