Policiales
Miércoles 15 de Julio de 2015

El tiro a Melina fue calificado como un intento de homicidio

Así lo indicó el fiscal Roberto Apullán, quien quedó a cargo de la investigación por el violento asalto que sufrió la joven de 25 años, el lunes a la noche, cuando atendía una rotisería en barrio María Selva. A la joven ya le dieron el alta médica.

El violento intento de asalto que sufrió Melina González, una joven de 25 años que el lunes a la noche recibió un disparo en el rostro cuando dos ladrones quisieron llevarse el dinero de la caja de la rotisería que ella estaba atendiendo, está siendo investigado como un homicidio en grado de tentativa.
Así lo confirmó ayer el fiscal Roberto Apullán, quien quedó a cargo de la investigación del episodio que se registró poco antes de las 23, en un local de comidas rápidas de barrio María Selva, ubicado en la esquina de las calles Ángel Cassanello y Alvear. 
La joven ya fue dada de alta, porque la bala solo alcanzó a rozarle el pómulo. El proyectil le quemó la piel a unos pocos centímetros del ojo, pero para los médicos se trata de una herida que tardará pocas semanas en curarse. 

LEER MÁS: Hirieron a la empleada de una rotisería durante un asalto en barrio Villa María Selva

Imputativa
Sin embargo, la intención de los ladrones no fue asustarla. La postura de la fiscalía es que cuando le apuntaron la cara y dispararon, la intención de esas dos personas directamente fue matar a Melina. La diferencia es clave para poder lograr una condena de los acusados que implique una detención con prisión efectiva. De los dos ladrones, el que le disparó fue detenido por la policía poco después del violento robo. Se estima que entre hoy y mañana se le realizará la audiencia imputativa en el subsuelo de los Tribunales santafesinos. 
Sin embargo, aún falta encontrar el arma con la que fue herida Melina. La joven contó que cuando el agresor fue detenido, el arma estaba en la escena; sin embargo, el compañero de la joven vio que un policía se la llevó y no fue ingresada como prueba. La desaparición del arma, hoy también está siendo investigada por la dirección general de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de Santa Fe. 
En cuanto al episodio vivido manifestó: “Tuve mucho miedo, sobre todo me asustó el estallido del arma. Ahora escucho cualquier ruido y me asusto”. En cuanto a la atención en el comercio dijo: “Tomaremos medidas de ahora en más: atenderemos con la puerta cerrada o pondremos cámaras de seguridad”.